El Qadar: las plumas se han levantado

El Qadar, el destino, es ser consciente de que todo cuando sucede, sea bueno o malo, ocurre con el conocimiento de Dios y su permiso.

¿Cuántos de nosotros no nos hemos enfrentado a desafíos o hemos sentido que perdíamos la fe cuando todo iba mal, ya fuese una experiencia traumática, la muerte prematura de algún ser querido o simplemente hemos sido puestos a prueba más allá de nuestras capacidades?

Habrá momentos en nuestras vidas en los que seremos desafiados, donde nada parecerá ir bien, donde la tragedia llama a nuestra puerta y nos tengamos que quedarnos para recoger los pedazos.

Es en esas veces, cuando experimentamos pruebas físicas, mentales y emocionales, y durante los momentos más oscuros y débiles, que podemos volvernos a Dios y preguntarnos apasionadamente: “¿Por qué? ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Por qué me castigan? ¿Por qué tuve que pasar por esto? “

Cuando nada sale según lo planeado, puede parecer que lo único que queda por hacer es rendirse.

Mantén tu creencia fuerte, vuélvete a Dios y confíe en él

Es comprensible que mantener nuestra fe a veces pueda parecer una batalla constante entre lo que sabemos y lo que sentimos. Sin embargo, afortunadamente, la creencia en Dios, además de Su plan divino, está ahí para mantenernos cuerdos cuando nuestras emociones se vuelven locas.

Para mí, es esta creencia en el Qadar o el destino, esta parte integral de la vida, junto con el conocimiento de que mientras uno haga lo mejor que pueda, Dios elegirá lo que suceda a continuación en nuestras vidas, lo que nos mantiene cuerdos.

Es aquí donde, como musulmanes, nuestra fuerte creencia en el destino o “Qadar” nos ofrece la fuerza interior de la que carecen los no creyentes. De hecho, el último de los seis fundamentos del Islam es creer en el qadar, donde el bien y el mal, la ventaja y la desventaja, la ganancia y la pérdida están predeterminados, determinados y escritos por Dios.

Es esta fuerte creencia la que puede mantenernos conscientes del hecho de que solo Dios controla todos los destinos y tiene el poder supremo sobre todas las cosas. Tan solo el hecho de recordar en momentos de aflicción puede ayudarnos a vencer el dolor y proporcionar la esperanza y la energía necesarias para seguir avanzando. Esto es ilustrado por el Hadiz:

Un día iba detrás del Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, cuando dijo:

Joven, te enseñaré algunas palabras. Tenga en cuenta a Dios y Él se ocupará de ti. Acuérdate de Él y lo encontrarás a tu lado. Si pides, pídele a Dios. Si necesita ayuda, búscala en Dios. Has de saber que si el mundo entero se reuniera para ayudarte; no podrían ayudarte a menos que Dios lo hubiera escrito. Y si el mundo entero se reuniera para hacerte daño; no te harían daño excepto si Dios así lo hubiera escrito. Las plumas se han levantado y las páginas se han secado.

At-Tirmidhi, 2516

El Corán también dice:

Él tiene las llaves del No-Visto Y sólo Él lo conoce; y sabe lo que hay en la tierra y en el mar. No cae una sóla hoja sin que Él no lo sepa, ni hay semilla en la profundidad de la tierra, ni nada húmedo o seco que no esté en un libro claro.

Corán, 6:59

Este versículo nos ofrece la paz y la serenidad para que nosotros, como musulmanes, continuemos con nuestras vidas seguros en el conocimiento que Dios sabe mejor. Nos garantiza que Dios está a cargo. Él ve el panorama general, cuando nosotros no podemos ver más allá de los desafíos inmediatos que enfrentamos.

Dios no nos abandona nunca

Es importante que nos demos cuenta de que durante los momentos difíciles nunca nos quedamos sin ayuda. Dios, el Creador de todas las cosas, nos ama y es más Misericordioso que nuestras propias madres. Si sucedió, sucedió. Nada podría haberlo evitado, nada podría haberlo cambiado, y cualquier otra cosa ni siquiera tuvo la oportunidad de comenzar; fue así y así sucedió, ¡acéptalo!

Dios quiere que nos volvamos a Él y espera que lo invoquemos para tener éxito. Quiere que seamos buenos padres, esposos, hijos, hijas, hermanos y hermanas. Quiere que seamos buenos musulmanes en este mundo hasta que finalmente alcancemos nuestra meta: el Paraíso.

Dios, que es Omnipotente y Todopoderoso, está de nuestro lado y quiere escucharnos. Quiere que sepamos que nunca estamos solos.

Si nosotros, como musulmanes, no somos conscientes y no creemos en el Qadar, nos convertiremos en esclavos de las preocupaciones. Al prestar atención a las preocupaciones, les damos energía y, antes de que nos demos cuenta, los granos de arena se convertirán en montañas. A su vez, esta preocupación no solo vaciará el mañana de su dolor, sino que también vaciará el hoy de su fuerza.

Liberarnos de la preocupación al ser conscientes del Qadar

Para liberarnos verdaderamente de esta preocupación, debemos comenzar a vivir desde adentro hacia afuera. Hemos de anclarnos en nuestras cualidades innatas de paz, amor, felicidad y fuerza interior, no solo para sentirnos más empoderados, sino porque cuando nuestras mentes están más tranquilas, podemos ver, desde el centro de un problema, una solución. Y, a su vez, hemos de pedir a Dios que nos dé la fuerza que nos libere de depender o creer que nuestros problemas serán resueltos por otros en lugar de Dios.

Debemos seguir adelante y no desperdiciar nuestra vida en la sombría contemplación y el agotamiento del millón de resultados posibles diferentes, de lo que podría haber sucedido en cualquier circunstancia dada. El profeta Muhammad (la paz sea con él) dice:

… Pide ayuda a Allah, el Altísimo, y no te desanimes, y si te toca algo en forma de problema, no digas: si no hubiera hecho eso, no habría sucedido esto y aquello, sino que di: Allah hizo lo que había ordenado; puesto que decir ‘y si’ abre la puerta a Satanás.

Muslim, 2664

Rendirse a la voluntad de Dios

Sin embargo, es importante comprender y aclarar que, porque Dios sabe y ha ordenado lo que sucede, esto no nos da el derecho a sentarnos y decir que todo está predeterminado. Está en nuestro poder tomar acciones y elecciones y eso revela nuestro destino, que es conocido por Dios. Las intenciones conducen a elecciones, las elecciones conducen a la acción, las acciones conducen al destino y el destino conduce a nuestra morada final.

En lugar de tratar de entender cómo, qué, dónde y por qué, debemos rendirnos a la voluntad de Dios sin cuestionarla. Recuerde que “las plumas se han levantado y las páginas se han secado”.

Rendirse al poder superior es de importancia clave. Esto forma parte de entender el Qadar, el destino. Personalmente, encuentro alivio al rendirme y saber que no puedo controlarlo todo. Hay un proverbio que dice, “la paciencia infinita produce resultados inmediatos”. Ponernos en modo de paciencia, incluso cuando nuestro cuello está en la guillotina, nos proporciona algo de alivio a pesar del hacha que nos está presionando.

Debemos tener creencia absoluta en Dios para aceptar que Él lo sabe todo y que todo lo que sucede es para nuestro beneficio. Él puede vernos y sabe lo que necesitamos para convertirnos en la persona que hemos de ser. Esto se ilustra en el Corán donde dice:

Allah no quiere poneros ninguna dificultad, sólo quiere que os purifiquéis y completar Su bendición sobre vosotros, para que podáis ser agradecidos.

Corán, 5:6

En lugar de preguntar por qué, sería de más beneficio para nosotros hacer oración pedir paz a través de nuestras angustias y la fuerza para soportarlas bien. Podemos pedirle que nos ayude a reconocer lo que Él quiere que aprendamos de los desafíos que enfrentamos. Cuando nos acercamos a Dios con creencia y mostramos nuestra creencia al obedecer Sus mandamientos y vivir lo mejor que podamos, seremos guiados y bendecidos.

Di: No nos ocurre sino lo que Allah ha escrito para nosotros. Él es Quien vela por nosotros y en Allah se confían los creyentes.

Corán, 9:51

Este es un artículo del archivo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.

About Deana Nassar
Deana Nassar is a published writer. As a mother of four, in her home she’s the sole expert on all things related to marriage, children’s psychology, motherhood and creative survival.
She loves charity work, reading and writing poetry, and is mostly known for writing articles discussing family and social issues, faith, freedom, and purpose that comes through God. She can be reached at [email protected]