La descripción del Paraíso en el Islam

La descripción del paraíso en el Islam contiene muchos aspectos físicos, pero son de naturaleza diferente a los de este mundo y la mejor recompensa en el Paraíso es encontrarse con Dios. Esto ha sido prometido tanto a los hombres como a las mujeres. 

El Paraíso para los creyentes y los justos

En el Corán y la Sunnah encontramos muchas referencias al Paraíso y la gran recompensa que está reservada para aquellos que creen y practican la rectitud en esta vida. La recompensa por la bondad es la bondad eterna.

La recompensa para hombres y mujeres es igualmente gratificante. Nadie sentirá resentimiento hacia los demás, ni envidia.

La paz es el estado en el que todos existirán para siempre, independientemente de las diferencias que puedan haber tenido en esta vida.

El Corán dice:

Y quien haga acciones de bien, sea varón o hembra, y sea creyente…esos entrarán en el Jardín y no se les hará ni una brizna de injusticia.

An-Nisaa, 4:124

Los habitantes del Paraíso vestirán la mejor ropa y vivirán en el mejor lugar.

El Imam Muslim narró que el Mensajero de Allah (la paz sea con él) dijo que en el Paraíso habría para el creyente una tienda hecha de una sola perla ahuecada cuya anchura sería de sesenta millas.

La descripción del Paraíso en el Islam

Ratificando lo que hemos dicho, Allah dice en Su Libro:

Es cierto que Allah hará que los que creen y practican las acciones de bien entren en jardines por cuyo suelo corren los ríos; allí serán adornados con brazaletes de oro y perlas y su vestido será seda.

Al-Hajj, 22:23

También dice:

Ese día habrá rostros dichosos, por su esfuerzo satisfechos en un jardín elevado; en el que no oirán ninguna frivolidad. Donde habrá un manantial fluyendo y lechos elevados, copas a disposición, cojines alineados y alfombras extendidas.

Al-Ghashiyah 88:8-16

Allí habrá árboles que dan frutos de todo tipo, y de tipos que no hemos visto o imaginad, para aquellos que se esforzaron por hacer lo mejor en esta vida.

Los árboles inclinarán sus ramas para que los creyentes las alcancen. Todo lo que tenemos que hacer es quererlo.

Ríos de vino que no embriagan, ríos de miel, las aguas más puras y la leche están esperando que los creyentes las disfruten.

La eterna juventud será el estado de existencia de quienes habitan el Paraíso. La comida del Paraíso es tan pura que los cuerpos no producirán ningún desperdicio después de consumirla, solo sudor cuya fragancia es almizcle.

Vivir una vida de rectitud

Pero así como las mejores cosas de esta vida no son fáciles, tampoco la recompensa del Paraíso es barata. Es algo que requiere un gran esfuerzo de nuestra parte como musulmanes para vivir una vida recta en el Islam e invitar a otros a hacer lo mismo.

Debemos esforzarnos cuanto podamos para lograr la excelencia en todo lo que hacemos y en cada relación que tenemos y así lograr la mejor recompensa, el Paraíso.

El Corán dice:

Acudid prestos hacia un perdón de vuestro Señor y a un Jardín preparado para los temerosos, cuyo ancho son los cielos y la tierra.  

Aal`Imran 3:133

Palabras de la hermana Dalia Salaheldin sobre el Paraíso

El Profeta, que la paz sea con él, dijo claramente en su descripción del Paraíso que en él hay:

Lo que el ojo no ha visto, el oído no ha oído, y qué no ha pasado por el corazón de un ser humano.

Todas las descripciones físicas del Paraíso mencionadas en el Corán y la Sunnah son simplemente ejemplos de lo que Allah ha prometido a los creyentes justos.

Sin embargo, la capacidad de Allah para crearlo y prepararlo para ellos es mucho mayor. Él ha creado toda la belleza existente de la nada, simplemente por Su propia voluntad.

Lógicamente, puede crear cuanto quiera que esté más allá de la imaginación humana.

Alguien podría decir: bueno, tenemos ropa fina y grandes parques y playas maravillosos, y mucho menos los grandes logros arquitectónicos y tecnológicos que permiten a los ricos vivir en maravillas en esta era. Por lo tanto, estas promesas de bonitos jardines y grandes castillos ya no son atractivas.

Hadiz del profeta sobre el Paraíso

Y aquí entra el hadiz del Profeta que explica que estas promesas físicas son solo una pequeña parte de lo que Dios puede proporcionar a aquellos a quienes eleva para entrar en Su Paraíso.

Lo que está disponible en el Paraíso está más allá de nuestra imaginación.

Además, el hadiz establece que en el Paraíso existirá lo que no ha cruzado el “corazón” de los humanos. No dice “mente”, sino corazón. El corazón anhela más y sueña más que la mente lógica. La mente puede tener límites en sus sueños.

La mente está limitada por la lógica y por lo que es “posible”. En cuanto al corazón, sólo añora y sueña lo que quiere y ama, sea lógico o no.

Lo que puede explicar esto mejor es un versículo que es uno de mis favoritos. Dice:

Tendrán lo que quieran junto a su Señor, ésa es la recompensa de los que hacen el bien.

Az-Zumar, 39:34

Tendremos lo que queramos

La situación en el Paraíso es completamente diferente. Aquí obtenemos lo que buscamos, pero allí obtenemos lo que queramos. Por lo que, simplemente, tenemos que querer. ¡Una persona puede querer comer una pieza de fruta mientras que otra puede querer encontrarse con Dios!

Y esta es otra promesa. Lo más importante en el Paraíso: ¡encontrarnos con Dios! Sería una gran pérdida llegar a esta vida sin saber Quién nos trajo.

Sería una pérdida aún mayor no encontrarlo nunca. Esa la bendición de la gente del Paraíso: encontrarse con Dios.

Y Allah sabe más.

Este es un artículo del archivo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.

About Waleed Najmeddine
Waleed Ahmed Najmeddine is a Canadian born Muslim and public school administrator. He is an active member of the Muslim community and enjoys educating Muslims and non-Muslims about Islam. He currently holds a Master of Education degree in leadership and school improvement.