Ads by Muslim Ad Network

Un sínodo de obispos me introdujo al Islam

Nací de padres católicos devotos y asistí a una escuela católica enseñada por sacerdotes y monjas devotos.

Aprendimos nuestros conocimientos religiosos en profundidad por medio del método de preguntas y respuestas llamado “catecismo”. Nuestro catecismo consistía en 499 preguntas de las que memorizamos las 499 bien pensadas respuestas, palabra por palabra.

Premarital Prep Masterclass.. Join the Workshop

Nuestro catecismo trataba todos los aspectos de la fe, la moralidad y la oración. Asistíamos a misa todos los domingos y en siete otros días festivos anuales especiales.

Todos los días en casa rezábamos el Rosario, una meditación sobre los 15 eventos más importantes en la vida de Jesús y su madre, María. Amábamos mucho a nuestros padres, a nuestros maestros y a nuestra religión. Tuvimos una infancia feliz.

Reunión de obispos

Cuando era adolescente, tuvo lugar una reunión de todos los obispos católicos del mundo, unos 2500, en Roma. Después de la reunión, publicaron un libro que decía que, entre otras cosas, La Iglesia miraba con estima también a los musulmanes.

Ads by Muslim Ad Network

Ellos adoran al único Dios, que vive y subsiste en Sí mismo; misericordioso y todopoderoso, el Creador del cielo y de la tierra, que ha hablado a los hombres; se esfuerzan por someterse de todo corazón incluso a Sus decretos inescrutables, tal como Abraham, con quien la fe del Islam se complace en vincularse, se sometió a Dios.

Aunque no reconocen a Jesús como Dios, lo reverencian como profeta. También honran a María, su Madre virgen; a veces incluso la invocan con devoción. Además, esperan el Día del Juicio cuando Dios dará su Justicia a todos los que han sido resucitados de entre los muertos.

Finalmente, valoran la vida moral y adoran a Dios especialmente a través de la oración, la limosna y el ayuno.

Dado que en el curso de los siglos han surgido no pocas disputas y hostilidades entre cristianos y musulmanes, este sagrado sínodo instaba a todos a olvidar el pasado y a trabajar sinceramente por el entendimiento mutuo y por preservar y promover juntos en beneficio de toda la humanidad la justicia social y el bienestar moral, así como la paz y la libertad.

Después de leer lo que habían escrito los obispos, decidí aprender más sobre los musulmanes y el Islam.

Escribí a una mezquita en nuestra capital provincial. El Imam me envió una copia de la traducción del Corán de Yusuf Ali y un librito llamado Introducción al Islam. Me encantó el librito, su sencillez y su mensaje: Cuando te entregas a la voluntad de Dios, encuentras la paz.

Tomás de Aquino, un gran teólogo católico, cuando se le preguntó cómo llegar a ser erudito, escribió:

Lee un libro. Lo que sea que leas o escuches, ten cuidado de entenderlo bien. Alcanza la certeza en lo que es dudoso.

La lectura del Corán

Apliqué este consejo al Corán. Leí cuidadosamente la traducción del Corán de Yusuf Ali, dos veces, y estudié sus muchas notas al pie. Un tiempo después, la universidad de nuestra ciudad organizó un simposio de tres días sobre el Islam, al que asistí.

El orador principal era muy inteligente, bien hablado y amable. Todo lo que los obispos habían escrito sobre los musulmanes parecía estar de acuerdo con lo que estaba leyendo y escuchando.

Empecé a asistir a clases semanales de árabe e Islam ofrecidas por musulmanes locales. El director era muy inteligente, un profesor universitario de ingeniería eléctrica. Le hice muchas preguntas y respondió a cada una con gran perspicacia, paciencia y claridad. Bajo su instrucción, pronto aprendí los cinco pilares del Islam y cómo recitar algunos capítulos cortos del Corán, y en pocos meses asistí a mis primeras oraciones del viernes.

Asistía regularmente a las oraciones de los viernes en la universidad e hice nuevos amigos de muchos países. Participé en círculos de aprendizaje y progresé en mi recitación del Corán. Hice las cinco oraciones diarias y encontré una gran alegría en las nuevas rutinas de mi vida.

Llegó el Ramadán y disfruté ayunando y asistiendo a las oraciones de Tarawih. Cuando vi la hermosa luna creciente y el planeta brillando en el cielo en ‘Eid, mi corazón saltó de alegría y agradecí a Dios por el favor que me había otorgado.

Conversión pacífica

Aunque estaban sorprendido por mi conversión al Islam, nadie de mi familia católica habló en contra de las opiniones publicadas de los obispos católicos del mundo. Me desearon lo mejor en mi nueva fe. Pero hubo una separación en la actividad familiar. Ya no oraba con ellos en casa o en la iglesia, y nunca consideraron orar conmigo, ni visitaron una mezquita.

Me mudé a otra ciudad, no muy lejos de casa, para enseñar en una escuela islámica. Podía visitar mi casa los fines de semana. Luego me mudé a otra ciudad en un país cercano para asistir a la universidad. Solo podía visitar mi casa dos veces al año. Me mudé una vez más, esta vez a una ciudad al otro lado del mar para asistir a otra universidad. Pude visitar mi hogar una vez cada dos años.

Han pasado los años y ahora enseño en una escuela en un extremo distante de mi país, lejos de viejos amigos y familiares. La naturaleza es cruda aquí. El sol, la luna y las estrellas salen y se ponen y las estaciones van y vienen en el debido orden.

En verano los días son largos; en invierno, las noches. En verano, los días nunca son demasiado calurosos; en invierno, siempre son fríos. Las mareas del mar entran y salen exactamente como Dios lo planeó.

La naturaleza rodea nuestra ciudad en todas las direcciones excepto en el este: allí yace el océano, salvaje y azul en verano, congelado en el frío invierno.

¿No es Dios grande? ¡Haber creado toda esta belleza fuerte y salvaje para que el hombre pueda encontrar paz en ella, y desde esta paz ilimitada cantar el Corán en tonos lentos y melodiosos! No puedo agradecerle lo suficiente por las bendiciones que me ha dado.

¡Alabado sea mi Señor el Altísimo!

Traducido del inglés del archivo de About Islam: World’s Catholic Bishops Introduced Islam to Me