Cómo comprender el Corán de forma correcta

Comprender el Corán de forma correcta es necesario para cualquier persona que quiera conocer el Islam o acercarse a Dios. Pero no siempre se hace de la manera correcta.

“El Corán dice: ‘No os acerquéis al Salah (oración)’”.

¡Estas son las palabras del Corán! Nos dijo uno de mis maestros en clase, en la escuela secundaria, antes de estallar en carcajadas.

Su chiste me pareció de muy mal gusto, pero lo que decía era realmente cierto.

Se refería al versículo del Corán que prohíbe rezar el Salah en un estado de intoxicación, cuya aplicación jurídica ha sido derogada hace mucho tiempo (puesto que más adelante se prohíbe el alcohol completamente, no solo antes del Salah).

Desde entonces, he recorrido un largo y triste camino. He tenido la triste experiencia de escuchar y leer las opiniones desdeñosas de muchos autoproclamados “críticos” de la religión y el Islam, y la mayoría de ellos tienen cosas muy irrespetuosas y blasfemas que decir sobre el Corán.

Por esta razón surge una pregunta puesto que, aunque el Corán es indudablemente un libro de guía, misericordia, sanación y espiritualidad glorioso e incomparable, ¿por qué tanta gente, tanto musulmanes como no musulmanes, malinterpreta sus versículos y no son guiados hacia el Islam, es decir, a someterse humildemente a Allah, incluso después de leerlo y examinarlo profunda y analíticamente en numerosas ocasiones?

¿Por qué el Corán no les guía? ¿Por qué no pueden comprender el Corán?

El efecto de la intención

El estado y la pureza del corazón de una persona determinan, en gran medida cómo de rápido y cuánto recibirá del Corán una vez que comiencen a leerlo, estudiarlo y reflexionar sobre él.

La intención dentro de sus corazones con la que se acercan al Corán se convierte en el factor determinante, crucial, de si este glorioso libro se convierte en una fuente de guía divina para ellos, o representa, simplemente, un texto escrito que leen para obtener información sobre el Islam, el Profeta Muhammad, y eventos conmovedores en la historia islámica.

En el Corán, Allah ha descrito cómo este solo guía a aquellos cuyos corazones son humildes, sumisos y receptivos a ser guiados:

Realmente en esto hay un recuerdo para el que tenga corazón o escuche estando presente.

Corán, 50:37

En esencia, la luz de la guía del Corán no entra en un corazón duro y ennegrecido que no cree en Allah o no busca ser guiado hacia Él. Es decir, un corazón que no alberga el ardiente deseo de ser guiado hacia Dios, ni tiene la humildad que es característica de un esclavo impotente ante su Señor todopoderoso.

Según el Corán, este es una fuente de orientación, sí, pero solo para una persona que cree en Allah y procura obedecerle y no desobedecerle, es decir, la persona que tiene taqwa:

Ese Libro, sin duda, contiene una guía para los temerosos (de su Señor).

Corán, 2:2

Lectura solitaria del texto del Corán

El Corán se convierte en una fuente de paz, orientación y misericordia para cualquiera que busque acercarse a Allah, pero lo es aún más para aquellos con un alma rota y una voluntad destrozada que quieren volverse a Allah en arrepentimiento y sumisión después de que hayan sufrido penurias, pérdidas, penas o calamidades en la vida.

Muchas personas regresan a Allah después de encontrarse y soportar situaciones y eventos extremadamente angustiosas y difíciles en la vida, que no tuvieron la fuerza para aguantar, excepto por la gran ayuda de Allah, la cual intentaron buscar al coger y querer comprender el Corán.

Sin embargo, aunque leer la traducción del texto árabe del Corán y reflexionar solo sobre sus significados en privado es muy beneficioso para el creyente que es nuevo en el mundo del Islam y que aún no posee un conocimiento mayor y más profundo del este, esto es solo la punta del iceberg.

Llega un punto en la vida de cada estudiante de conocimiento islámico, joven o viejo, cuando leer las traducciones del Corán (y los hadices) simplemente no es suficiente para ellos. Comienzan a suspirar por comprender el idioma del Corán directamente.

Esto se debe a que comienzan a darse cuenta de que están llegando a Allah a través del trabajo de Su creación, es decir, al leer el significado de su texto en otro idioma que ha sido un esfuerzo humano para decodificar la palabra hablada (kalam) de su Señor.

Educación formal e instrucción para comprender el Corán

Las traducciones del Corán, aunque han sido una gran contribución al Da’wah a los no musulmanes y fueron un empujón monumental en la historia del Islam que ayudó a difundir el mensaje del Corán, no pueden transmitir ese incomparable alcance en el alma, ese efecto conmovedor que la recitación árabe del Corán puede tener en el corazón de un creyente.

Es en este momento en el que el estudiante de conocimiento serio, que busca interpretar, reflexionar y comprender el Corán profundamente, comienza a buscar formas de comprender el idioma del Corán, el árabe, directamente.

Y esto solo puede hacerlos cuando se inscriben en un curso adecuado con un maestro, es decir, asisten a clases individuales en persona con una persona o un erudito más instruido, que brindan conocimiento islámico a través de una instrucción formal y estructurada.

Este método tradicional de búsqueda de conocimiento, es decir, ta’leem, es una de las rutas más confiables, efectivas y seguras que un estudiante sincero del Corán puede adquirir en su búsqueda para acercarse a Allah a través de una profunda reflexión de Su Libro, el Corán.

Hoy en día, también existen alternativas online de confianza y correctas que pueden ser muy útiles para quienes no  tengan acceso a un maestro en persona. 

Mantenerse alejado de las travesuras de los demonios

Lo último que quiero señalar como un factor muy importante al que hay que prestar atención cuando nos esforzamos para reflexionar y comprender el Corán, es la necesidad absoluta de evitar por completo cualquier interpretación errónea de sus versos y significados derivados de su texto.

Uno debe reconocer y desconfiar de los demonios entre los genios y los hombres que están trabajando día y noche para desiviar a la humanidad del Camino Correcto. Nunca se cansan en sus esfuerzos por mantener a los humanos descarriados y desprovistos de la guía divina.

Es fácil para estos demonios engañar a aquellos humanos que aún están lejos del Corán. Es con los musulmanes religiosos que Shaitan emplea travesuras más tortuosas para desviarlos.

Una de las tramas más fuertes que utilizan los ejércitos de Iblis para engañar a las personas con inclinaciones religiosas, es decir, aquellos que estudian y propagan el Corán, es hacer que presten atención a interpretaciones poco auténticas e infundadas del texto del Corán para que se distraiga con innovaciones y mantenerlos ocupados en argumentos inútiles y que pierden el tiempo con respecto a los significados del Corán.

El que busca comprender el Corán de forma más profunda debe recordar siempre que Allah se ha encargado de proteger al Corán de la distorsión deliberada, a la que todas las Escrituras anteriores han sido sometidas por los seres humanos para beneficio personal.

Por lo tanto, cuando se busca reflexionar más profundamente sobre los significados del Corán, es importante tener en cuenta que este es el único Libro de Allah que se ha mantenido libre de errores o manipulaciones deliberadas.

Mantener un estricto control sobre la aqeedah (creencia); unirse a los círculos de conocimiento de solo aquellos académicos, maestros y personas que son reconocidos en sus creencias e ideología; continuar recitando y estudiando el Corán en soledad con y con reflexión profunda y mantenerse alejado de la compañía, los escritos y la propaganda de los demonios entre los genios y los hombres que se esfuerzan por desviar a la humanidad con sus esfuerzos contra el Corán  -al menos hasta que uno esté seguro y de su conocimiento- son todos pasos necesarios para alguien que busca un enfoque holístico para comprender el Corán correctamente y acercarse a Allah.

Di: Si se juntaran los hombres y los genios para traer algo parecido a este Corán no podrían traer nada como él aunque se ayudaran unos a otros.

Corán, 17:88 

Este es un artículo del archivo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.