Ads by Muslim Ad Network

Hacerme musulmana siendo francesa

Esta es la historia sobre cómo Maryam abrazó el Islam en su país de origen, Francia.

Me crié como católica en una familia tradicional francesa que vivía en el sur de Francia. Salvo en los días festivos, la religión no era una parte predominante de nuestra vida; en Francia es un asunto privado, por lo que no está claro si la religión afecta el estilo de vida de alguien.

Premarital Prep Masterclass.. Join the Workshop

La chica musulmana de mi clase

Cuando estaba en la escuela secundaria había una chica musulmana en mi clase de la que nadie quería ser amiga. Me dio un poco de pena.

Mis padres me habían enseñado a ser amable con todos, sin importar su color de cabello, piel o de dónde venían, así que decidí ser su amiga. Recuerdo que Maryam era inteligente y me ayudaba cuando tenía dificultades con las matemáticas.

Escuchar el Corán por primera vez

Dos veces por semana Maryam y yo estudiábamos en mi casa. Un día, cuando tenía 15 años, no pudimos estudiar en mi casa, entonces ella me invitó a la suya. Nunca había estado allí antes y recuerdo estar emocionada de conocer a su madre.

Ads by Muslim Ad Network

Vivían en un apartamento pequeño y Maryam no tenía su propio dormitorio, así que estudiamos en la sala de estar.

Su madre fue muy amable y nos preparó algo de comer. Mientras estudiábamos, noté que la madre de Maryam estaba leyendo un libro en la otra esquina de la habitación. Y aunque trataba de leer en voz baja, escuchaba una hermosa melodía.

Le pregunté a Maryam qué estaba haciendo su madre. Me respondió que su madre estaba leyendo el Corán, el libro sagrado de los musulmanes.

Me sorprendió porque nunca había escuchado a nadie recitar la Biblia de la misma manera.

Le pedí a la madre de Maryam que se sentara más cerca de nosotros y leyera para mí. Aunque no entendía una palabra disfruté su recitación. Extrañamente, tocó mi corazón.

De manera similar, cuando preguntaron al Dr. Jeffrey Lang, profesor asociado de matemáticas en la Universidad de Kansas, que pasó los primeros 18 años de su vida en escuelas católicas, por qué encontraba tan cautivadora la recitación del Corán cuando está en árabe, respondió:

“¿Por qué se consuela un bebé con la voz de su madre?”.

Aprendiendo sobre el Islam

A partir de ese día, traté de visitar a Maryam con más frecuencia y su madre me recitaba el Corán. Cuanto más escuchaba a la madre de Maryam leer el Corán, más quería saber sobre su religión.

Un día me habló de las cinco oraciones diarias. ¡Me sorprendió saber que rezaba a Dios cinco veces al día! Todo lo que sabía antes de esto de cómo hacer súplicas era como lo hacen los cristianos.

Haciendo la oración por primera vez

Quería verla hacer la oración y ella me permitió observarla. Observar su reverencia a Dios de una manera tan hermosa plantó la semilla del Islam en mi corazón.

Le pregunté si podía unirme a ella en la oración y, sin decirme que primero tenía que hacerme musulmana, me invitó a unirme a ella. Junto con Maryam y su madre, hice la oración en el salón de su casa. Yo tenía 16 años entonces.

Aunque no me había convertido oficialmente al Islam en ese momento, practicar los movimientos de la oración islámica se convirtió en un hábito, pero lo oculté a mi familia porque me preocupaba que no estuvieran de acuerdo. Maryam y su madre tampoco me empujaron a hacerme musulmana.

Después de terminar la escuela secundaria, me mudé a París para realizar mis estudios universitarios. Fue un gran paso y cambio en mi vida. Elegí estudiar historia y la lengua árabe porque quería aprender el idioma en el que la madre de Maryam leía sus hermosas recitaciones del Corán. Mi interés en el Islam creció y comencé a leer más sobre esta religión. También continué con mi hábito de seguir los movimientos de la oración.

Hacerme musulmana: abrazar el Islam

Cuanto más aprendía sobre el Islam más sentía que crecía en mi corazón el deseo de hacerme musulmana. Aproximadamente 10 años después de escuchar por primera vez a la madre de Maryam recitar el Corán, abracé el Islam y me hice musulmana. Eso fue hace casi 15 años.

Pasó mucho tiempo antes de que finalmente le dijera a mi familia que había aceptado el Islam como mi religión, y cuando finalmente se lo dije, se sorprendieron.

Lamentablemente, mi conversión tensó nuestra relación y durante varios años trabajé muy duro para mantenerme en contacto con ellos porque no querían verme.

Alhamdulillah, con paciencia, buena voluntad y la ayuda de Dios, pude convencerlos de que no me había convertido en una terrorista y que todavía era un buen miembro de nuestra sociedad francesa.

Ahora trabajo con el gobierno francés, y aunque no puedo usar el pañuelo en el trabajo, lo uso cuando no estoy trabajando.

He sido ascendida varias veces, ahora tengo mi propia oficina donde puedo hacer la oración. Antes de esto, era difícil hacer mis oraciones diarias y muchas veces tenía que recuperarlas cuando llegaba a casa del trabajo. Pero he experimentado que Dios abre puertas si somos persistentes y tenemos la intención correcta.

Traducido del inglés del archivo de About Islam: I Am a French Convert

About Claudia Azizah
Claudia Azizah is originally from Germany and mother of two children and writer. She served as Assistant Professor at the International Islamic University in Malaysia until August 2019. She is co-founder of the Ulu-Ilir-Institute in Indonesia. She regularly writes for the German Islamic newspaper. She is interested in Islamic spirituality, art and Southeast Asia. You can follow her on Twitter and Instagram: #clazahsei