“Madres de los creyentes” las esposas del Profeta Muhammad

¿Quiénes son las madres de los creyentes? Es posible que hayas escuchado la expresión Ummahat al-Muminin. Esto se traduce al español como “Madres de los creyentes” y este es un título que se refiere a las esposas del Profeta Muhammad (la paz sea con él). Fueron sus esposas en este dunya y serán sus esposas en el ájirah.

1. Jadiya bint Juwaylid (556 – 619 d.C.)

María, la hija de Imran, era la mejor entre las mujeres (de su tiempo) y Jadiya es la mejor entre las mujeres (de esta nación).

Al-Bujari

Jadiya fue la primera esposa del Profeta Muhammad, a quien conoció siendo viuda de un rico comerciante, pero que había prosperado por ella misma. Contrató a Muhammad como agente comercial, pero pronto llegó a verlo como un marido adecuado.

Según la mayoría de las fuentes cuando se casaron tenía unos 40 años y Muhammad unos 25.

Jadiya le dio seis hijos, incluidos dos niños que murieron siendo pequeños. Jadiya dio apoyo y ánimo a Muhammad cuando recibió sus primeras revelaciones y permaneció leal a él cuando muchos habitantes prominentes de La Meca comenzaron a ponerse en su contra. Mientras estuvo viva Muhammad no tomó otras esposas. Amó, echó de menos y recordó a Jadiya durante el resto de su vida.

2. Sawdah bint Zam’a (desconocido – 674 d. C.)

Después de estar casados durante veinticinco años, la primera esposa del Profeta, Jadiya, falleció. El Profeta, la paz sea con él, se quedó solo para criar una pequeña familia y se dio cuenta que no podía dedicar suficiente tiempo a llamar a la gente al Islam, por lo que decidió casarse de nuevo. Eligió a una viuda llamada Sawdah bint Zam’a.

Sawdah y su primer marido estuvieron entre los primeros conversos al Islam que emigraron a Abisinia. Su esposo falleció en el exilio y ella quedó viuda, pobre y con niños pequeños.

El Profeta Muhammad buscó la aprobación para el matrimonio de los padres no musulmanes de Sawdah. Los padres estuvieron de acuerdo y luego le indicaron que buscara la aprobación de la propia Sawdah.

Con esta unión, las familias de Sawdah y del Profeta se fusionaron y el Profeta tuvo más tiempo para llevar a cabo su misión. Estuvieron casados ​​durante tres años antes de que el Profeta tomara otra esposa.

Sawdah tuvo el gran honor de ser emigrante por el Islam en dos ocasiones, a Abisinia y luego a Medina. Fue la primera de varias viudas con las que se casó el Profeta. Sawdah tenía la reputación de ser una mujer amable, caritativa y jovial.

3. Aishah bint Abu Bakr (612 – 678 d. C.)

Aishah era la hija de Abu Bakr, uno de los amigos y apoyos más cercanos del Profeta Muhammad. El compromiso de Aisha con él a una edad temprana fortaleció esta relación. Aishah se crió como musulmana, mientras que la mayoría de los compañeros más cercanos al Profeta se habían convertido al Islam.

Después del matrimonio, ella y el Profeta tuvieron una relación muy cercana e íntima, y muchos hadices dan fe de este hecho. Ella era su amada esposa y una erudita del Islam extremadamente inteligente. Se le atribuye haber narrado más de 2000 hadices y se hizo famosa por su inteligencia perspicaz, amor por el aprendizaje y juicio impecable.

Aishah fue una de las tres esposas del Profeta Muhammad que memorizó todo el Corán. Entre sus logros notables se encuentran que fue la única esposa que estaba con el Profeta cuando recibía la revelación y fue en los brazos de Aishah donde murió el Profeta.

Aishah enviudó a la edad de 18 o 19 años y pasó a enseñar y desempeñar un papel importante en la difusión del Islam durante más de 40 años.

4. Hafsah bint Umar ibn Al-Jattab (605 – 665 d. C.)

La cuarta esposa del Profeta Muhammad fue Hafsah, la hija de uno de los amigos más cercanos del Profeta Muhammad, Umar ibn Al-Jattab. Su matrimonio fue una astuta alianza política. Hafsah se había casado a una edad temprana y participó en las emigraciones tanto a Abisinia como a Medina. Lamentablemente, quedó viuda cuando solo tenía dieciocho años, pero luego tuvo el honor de casarse con el Profeta Muhammad y unir a la familia Al-Jattab con la familia del Profeta.

Hafsah y Aishah eran las más jóvenes de las esposas del Profeta Muhammad y ambas tenían personalidades similares; eran mujeres fuertes y decididas y en su mayor parte parecían llevarse bien.

Hafsah sabía leer y escribir y, como Aishah, memorizó todo el Corán. Era piadosa e inteligente y pasaba horas reflexionando sobre los versículos del Corán.

Fue Hafsah quien tuvo el gran honor de ser la custodia del primer Mushaf, que llegó a su posesión después de la muerte de su padre. Hafsah estuvo casada con el Profeta durante ocho años y después de su muerte vivió otros treinta y cuatro años.

5. Zaynab bint Juzaymah (595 – 624)

Zaynab fue la primera de las esposas del Profeta Muhammad que no provenía de la tribu de los Quraish. Murió menos de un año después de su matrimonio y, como consecuencia, se sabe muy poco sobre ella. Antes de este matrimonio se había ganado el título de Madre de los Pobres por su trabajo y generosidad con los pobres.

Existe cierta disputa sobre cuántas veces enviudó Zaynab antes de casarse con el Profeta Muhammad, que la misericordia y las bendiciones de Dios sean con él.

Sin embargo, su último esposo murió en batalla y su matrimonio con el Profeta Muhammad sentó un precedente a seguir para los demás. Los hombres musulmanes ya no temían que sus muertes en batalla significaran el hambre y el abandono de sus familias. Se volvió honorable casarse con la viuda del difunto.

6. Umm Salamah bint Abu Umayyah (596 – 680 d. C.)

Umm Salamah se casó con el Profeta Muhammad a la edad de veintinueve años, después de que su primer esposo muriera por las heridas que recibió mientras luchaba en la batalla de Uhud.

Umm Salamah y su esposo fueron parte de la emigración a Abisinia. Su vida estuvo llena de ejemplos de paciencia frente a las pruebas y tribulaciones.

Ella y su esposo fueron de los primeros en salir de La Meca con destino a Medina cuando se vio obligada a soportar la separación de su esposo y el secuestro de su hijo. A la muerte de su marido, hizo este du’a a Allah:

“Oh Señor, recompensame por mi aflicción y dame a cambio algo mejor que eso, que solo Tú, el Exaltado y Poderoso, puedes dar”.

El matrimonio con el Profeta de Allah fue una respuesta a este du’a. Umm Salamah narró más de 300 hadices, muchos de ellos sobre mujeres. Acompañó al Profeta en muchas de sus expediciones y estuvo casada con él durante siete años, hasta su muerte. Umm Salamah sobrevivió a todas las demás esposas del Profeta y murió a la edad de ochenta y cuatro años.

7. Juwayriyah bint al-Haariz (608 – 673 d. C.)

Juwayriyah llamó la atención del Profeta cuando fue capturada en la batalla contra la tribu Banu Mustaliq. Tenía 20 años y era la hija del jefe de los Banu Mustaliq; su matrimonio provocó una alianza entre su tribu y los musulmanes.

El que el Profeta Muhammad se casara con Juwayriyah, permitió que la tribu ingresara al Islam con honor al eliminar la humillación de su derrota. Tan pronto como se anunció el matrimonio, se devolvió todo el botín de guerra que se había tomado de los Banu Mustaliq y todos los cautivos fueron puestos en libertad.

Juwayriyah estuvo casada con el Profeta durante seis años y vivió otros treinta y nueve años después de su muerte. Murió a los sesenta y cinco años.

8. Zaynab bint Jahsh (590 – 641 CE)

Zaynab, una joven de linaje noble de los Quraish, estuvo casada con el esclavo liberado del Profeta Muhammad y su hijo adoptivo, Zayd, un hombre muy cercano al Profeta.

Como todas las jóvenes criadas con relativo lujo, tenía grandes expectativas del matrimonio y Zayd no encajaba en la descripción del hombre que tenía en mente. Sin embargo, para complacer al Profeta, su familia permitió que se celebrara el matrimonio.

Su matrimonio duró poco y fue tormentoso y, para complacerlos a ambos, el Profeta Muhammad les permitió divorciarse. Esto provocó un dilema porque el divorcio estaba mal visto y dejaba a la mujer en una situación difícil; como una forma de complacer a todas las partes, incluida la familia de Zaynab, el Profeta Muhammad se casó con ella.

Se revelaron versículos del Corán para tratar este asunto y al casarse con Zaynab, el Profeta Muhammad demostró que, en el Islam, un hijo adoptivo no es lo mismo que un hijo natural. Zaynab se unió a la creciente familia de Muhammad y era conocida por su generosidad y obras de caridad. Murió a los cincuenta años.

9. Umm Habibah bint Abu Sufyan (n. 589 – d. 666 d. C.)

Ramlah, también conocida como Umm Habibah, era hija de Abu Sufyan, uno de los líderes de los Quraish y, en ese momento, enemigo del Islam. Declaró su fe sin temor a las consecuencias para sí misma y se mantuvo firme en su fe cuando fue severamente puesta a prueba.

Después de convertirse al Islam y sufrir una opresión persistente, Umm Habibah y su esposo se unieron a la emigración a Abisinia. Su esposo murió allí y ella se encontró sola, en un país extraño, con una hija pequeña y sin medios visibles de apoyo.

Cuando el Profeta se enteró de su situación, se ofreció a casarse con ella. Ella aceptó. El rey de Abisinia, que se había convertido en secreto al Islam y era un buen amigo de la incipiente comunidad musulmana, proporcionó el mahr y presenció el contrato matrimonial. Pasaron algunos años antes de que pudiera reunirse con su esposo en Medina. Como esposa del Profeta, estuvo casada con el Profeta Muhammad durante cuatro años, hasta que falleció.

10. Safiyyah bint Huyayy ibn Ajtab (n. 610 – d. 670 d. C.)

Safiyyah nació en Medina hija de Huyayy ibn Ajtab, el jefe de la tribu judía Banu Nadir. Los Banu Nadir habían sido expulsados de Medina y se establecieron en Jaybar. En 629 EC, los musulmanes obtuvieron la victoria en la batalla de Jaybar y Safiyyah fue tomada cautiva. Muhammad sugirió que Safiyyah se convirtiera al Islam -ella estuvo de acuerdo- y se convirtiera en la esposa de Muhammad.

A pesar de su conversión, las otras esposas de Muhammad se burlaban de Safiyyah por su origen judío. El Profeta Muhammad una vez le dijo a su esposa:

“Si te discriminan de nuevo, diles que tu esposo es Muhammad, que tu padre fue el Profeta Aarón y que tu tío fue el Profeta Musa. Entonces, ¿qué hay en eso que sea despectivo? “

Safiyyah tenía veintiún años cuando murió el Profeta. Vivió otros 39 años y falleció en Medina a los 60 años.

11. Maymunah bint al-Haariz (594 – 674 d. C.)

Maymunah, o Barra como la llamaban entonces, anhelaba casarse con el Profeta y se ofreció a él en matrimonio. El aceptó. Maymunah vivió con el Profeta durante poco más de tres años, hasta su muerte. Era muy bondadosa y su sobrino, Ibn Abbas, quien más tarde se convirtió en el más grande erudito del Corán, aprendió mucho de su conocimiento.

Esta breve biografía de las 11 esposas del Profeta Muhammad, que la paz sea con él, nos ayuda a conocerle mejor y tener mayor consideración por sus esposas, que son madres para todos los creyentes.

Este es un artículo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.

About Aisha Stacey
Aisha Stacey is the mother of three adult children. She embraced Islam in 2002 and spent the next five years in Doha, Qatar studying Islam and working at the Fanar Cultural Centre. In 2006 Aisha returned to university for a second time and completed at Bachelor of Arts and a Graduate Certificate in Writing. Aisha is also a published writer in both internet and print media and in 2009 -10 she was the Queensland editor at a national Australian Islamic newspaper ~ Crescent Times.