El pan nuestro de cada día

No debes cargar tu día con las preocupaciones del mañana. Este es el significado de la frase “el pan nuestro de cada día” que dijo el Profeta Jesús.

Thomas Carlyle dijo: “Nuestra principal tarea no es buscar lo que se encuentra vagamente en la distancia, sino dedicarnos lo que claramente tenemos entre manos”.

Suppport AboutIslam.net

Jesús (la paz sea con él) no se quejaba del pan rancio de ayer ni se preocupaba por el pan de mañana; le pedía a Dios solo el pan de hoy. Decía:

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Mateo 6:11

Dale Carnegie dice refiriéndose a esto: “Esta oración nos enseña a pedir solo el pan de hoy. El pan de hoy es el único tipo de pan que puedes comer”.

Vive el momento

Vivir cada día también fue el consejo del Profeta Muhammad, quien dijo:

Quien se despierta por la mañana con su cuerpo sano, seguro en su casa (o su familia), y tiene la comida de su día, es como si poseyera todo el mundo.

At-Tirmidhi

Cualquier día que sea, si tenemos estos elementos centrales, tenemos el mundo. La salud, la seguridad y lo suficiente para nosotros y nuestra familia durante ese día son regalos que no deben menospreciarse; proporcionan la fuerza que permite a la mente pensar y crear, y al cuerpo trabajar y producir.

Precipitar problemas que aún no han surgido es una tontería. A menudo son meras ilusiones nacidas del pesimismo. Incluso si son ciertos, no debes arruinar el hoy con miedos pasados ​​o futuros.

Debemos comenzar cada día como si fuera un mundo en sí mismo, desconectado, con su propio  tiempo y eventos, separado de todos los demás.

Se ha transmitido que el Profeta Abraham (la paz sea con él) decía cuando al amanecer:

Oh Allah, esta es una nueva creación. Haz que empiece para mí con obediencia a Ti y que acabe con Tu perdón y contentamiento. Concédeme en ella una buena acción que aceptes de mí y purifica y duplica su recompensa. Cualquier mala acción que haga, perdónala. En verdad, eres indulgente, misericordioso, bondadoso y generoso.

Al Ghazali, Ihya ’Ulum al-Din

No te preocupes por el mañana

El significado de la frase “el pan nuestro de cada día” también lo encontramos reflejados en las palabras del Profeta Muhammad. La estrategia de dividir la vida en partes y recibir cada una de ellas con un espíritu entusiasta y una determinación renovada está apoyada en su vida y su palabras. Al despertar solía decir:

Nosotros, y todo el Universo, hemos entrado en un nuevo día que pertenece a Allah. Oh Allah, te pido lo bueno de este día, victoria en él, ayuda en él, luz en él, bendiciones y guía. Busco refugio en Ti del mal de este día y del mal que le sigue. Por la noche, decía lo mismo.

Muslim

También suplicaba diciendo:

Oh Allah, la mañana amanece sobre mí con bendiciones, buena salud y protección de Ti, así que concédeme bendiciones completas, buena salud y protección de Ti en este mundo y en el Próximo.

Esta comprensión de la vida, que es vivir en el presente en lugar de detenerse en el pasado o proyectarse hacia el futuro, infunde gran valor en el creyente. Como dijo el hombre justo y pobre, Abou Hazim, que desafiaba a los reyes:

Entre los reyes y yo solo hay un día. Ya no sienten las delicias de ayer, y tanto ellos como yo tememos el mañana. Es solo hoy. ¿Qué podría ser?

Al-Hassan Al-Basri agregó:

El mundo es tres días: ayer, con todo lo que contuvo, se ha ido. Mañana, es posible que nunca lo veas. En cuanto a hoy, es tuyo, así que trabaja en él.

Los placeres pasados ​​se fueron con el ayer. No se puede retener nada. El mañana está oculto y está igualmente sujeto a altibajos. Sólo queda el presente. Dentro de sus límites viven los sabios que, al vivir el presente desde una posición de libre albedrío, automotivación y discernimiento de las metas de cada día, se convierten en reyes. Por lo tanto, ¿dónde radica la superioridad o el privilegio de los reyes mundanos sobre los demás?

El pan nuestro de este día y el futuro

Sin embargo, vivir en el presente no significa ignorar el futuro y no prepararse para él. Dale Carnegie dice: “Por supuesto, piensa en el mañana. Sí, piénsalo cuidadosamente, planificalo y preparalo. Pero no tengas ansiedad”.

Pensar y planificar el mañana es sagacidad y visión amplia. El Profeta Muhammad aconsejó a la gente:

Aprovecha cinco antes de los cinco: tu juventud antes de tu vejez, tu salud antes de tu enfermedad, tu riqueza antes de tu pobreza, tu tiempo libre antes de tu preocupación y tu vida antes de tu muerte.

Mustadrak Al-Hakim

Esto aclara la diferencia entre prestar atención al futuro y sentirse abrumado por él; prepararse para él y sumergirse en él; tener ganas de aprovechar el hoy y una graciosa anticipación del mañana.

Al vivir esperando el mañana, nos roban la vida, un día tras otro, hasta que nuestra vida termina y tenemos las manos vacías porque no hemos conseguido ningún logro real.

“Qué extraña es nuestra pequeña procesión de la vida”, escribie Dale Carnegie. “El niño dice: “Cuando sea un niño grande”. ¿Pero qué significa eso? El niño grande dice: “Cuando sea mayor”. Y luego, cuando es mayor, dice: “Cuando me case”. Pero estar casado, ¿qué significa eso después de todo? Luego el pensamiento cambia a “Cuando pueda jubilarme”. Y luego, cuando llega la jubilación, mira hacia atrás sobre el paisaje atravesado; un viento frío parece barrerlo; de alguna manera se lo ha perdido todo y se ha ido. La vida, aprendemos demasiado tarde, está en la vida, en el tejido de cada día y hora”.

Sobre aquellos que desperdiciaron su vida en vano y que dejaron que sus día se escaparan  de entre sus manos, sin usar, Dios dice:

El día en que ocurra la Hora, los que hayan hecho el mal jurarán no haber permanecido (en las tumbas) sino una hora. Del mismo modo mentían.

Corán, 30:55

Trabajos citados:

Carnegie, Dale. Cómo dejar de preocuparse y empezar a vivir, Nueva York: Simon and Schuster, 1990

Este artículo es un extracto traducido del libro de Sheikh Muhammad Al-Ghazali: “Renew Your Life”. Es traducido y adaptado por Haya Muhammad Eid y editado por Emily Katharine Richardson. Puedes leer el original en inglés aquí.