fbpx


upport AboutIslam in the Best 10 Days of the Year

Mi primer verano como nueva musulmana

El verano es un momento en el que uno puede sentirse un poco más libre y tener la oportunidad de hacer todas las cosas que no tuvimos tiempo de hacer durante el año.

Cuando una persona se hace musulmán pasa por muchos cambios. Está cambiando los viejos hábitos por nuevos, los viejos amigos por nuevos, y de viejas formas de disfrutar su tiempo a nuevas.

Diviértete

Para muchas personas es un momento para disfrutar del mar, el sol y el surf, o para hacer senderismo, montañismo, piragüismo, etc. Pero como nueva mujer musulmana, ¿qué puedes hacer durante el verano?

Ads by Muslim Ad Network

Dependiendo de dónde vivas puede haber lugares a los que pueda ir para disfrutar de un baño. Las mujeres musulmanas, siempre que estén vestidas con modestia, pueden bañarse con otras mujeres.

En muchos países, las mujeres musulmanas organizan un día solo para mujeres en la piscina local. En algunos países hay playas a las que puedes ir con tu familia y donde puedes disfrutar de privacidad.

Hacer senderismo, ir de camping y o hacer piragüismo es una buena opción, teniendo en cuenta que se vaya vestida de forma adecuada. Hay muchos estilos de ropa que cumple los parámetros islámicos y puedes encontrar una que se adapte a la actividad que quieras hacer.

Ads by Muslim Ad Network

El otro factor que hay que tener en cuenta en este tipo de actividades es la seguridad. Es mejor ir en grupos organizados y llevar contigo a tu esposo, hermano, tío o padre por si acaso. Un grupo de mujeres musulmanas iraníes escalaron el Monte Everest… ¡El cielo es el limite!

Pero la vida de un musulmán no es solo diversión y distracción. Hay un momento para todo, y la vida de un musulmán debe ser equilibrada. El musulmán siempre debe tener una intención en para cualquier actividad en la vida. Entonces, si mantenemos la intención en el objetivo fundamental de la vida, que es adorar a Allah, todo lo que hagamos con la intención de complacer a Allah es una forma de adoración y es recompensado.

Aprende, Aprende, Aprende… y luego Enseña

Dedica algo de tiempo a adquirir conocimiento. Lo primero que debe hacer un nuevo musulmán es memorizar un poco del Corán y algunas oraciones en árabe.

Encuentra un lugar que enseñe árabe para principiantes, o utiliza internet o un libro. Donde hay voluntad hay un camino, así que sé sabio y usa parte de tu tiempo para aprender.

Conocí a una hermana de un país europeo que había sido muy pobre cuando era niña y nunca había ido a la escuela. Ni siquiera sabía leer o escribir en su propio idioma. Sin embargo, pudo memorizar una juz‘ (sección) del Corán simplemente escuchando una grabación una y otra vez.

Hay muchos libros de los que podemos aprender sobre la vida del Profeta (la paz sea con él), el significado de la oración, la vestimenta islámica, la estructura familiar en el Islam o cómo las personas deben tratarse entre sí, entre otras cosas.

Busca estos libros y disfruta del aprendizaje. Internet también se ha convertido en una herramienta de aprendizaje así como una forma de conocer gente y compartir experiencias.

Decide aprender algo nuevo o desarrollar una habilidad que ya tienes. Luego, devuelve a tu comunidad enseñando a otros.

Intenta encontrar la forma de ayudar a las personas que te rodean y aprende a empatizar con los demás. Allah ha dado a todo ser humano destrezas y habilidades, así que encuentra cuáles son las tuyas y compártelas con los demás.

Se encuentra mucha satisfacción en ayudar a los demás cuando lo hacemos por el bien de Allah y no para que la gente nos lo agradezca o reconozca.

Jardinería y ejercicio

Si te gusta la jardinería también hay una bendición en ello. Si plantas un árbol o algo que beneficie a un animal o ser humano, continuarás recibiendo la recompensa de ello mientras el beneficio permanezca.

El musulmán fuerte es mejor que el musulmán débil, así que encuentra formas de hacer ejercicio y mantén una dieta saludable para que tu cuerpo esté fuerte y saludable.

Para mantener una mente sana debes tener una actitud positiva ante la vida. Tal actitud surge cuando aprendemos a rendirnos a Allah y confiar en Él, siempre esperanzado y siempre optimista. Cada vez que ocurra algo malo, vuélvete a Allah, pide Su guía y alivio y confía en Él.

Traducido del inglés del archivo de About Islam: My First Summer as a New Muslim Woman