Ads by Muslim Ad Network

Sé amable, la dureza rompe corazones

Si el Islam está endureciendo tu corazón, entonces no estás practicando el Islam.

Es una máxima por la que vivo estos días. Esto se debe a un encuentro que tuve, en mis años de formación como musulmana, con un enfoque severo del Islam.

Premarital Prep Masterclass.. Join the Workshop

El Islam fue enviado a la humanidad como una misericordia, como una forma de hacer la vida más llevadera. El Islam es facilidad, como dice el Hadiz, pero nos lo hacemos difícil unos a otros.

Esto lo aprendí por el camino duro después de hacer daño a otros y casi romper mi propio corazón por la severidad.

Después de hacerme musulmana

Después de hacerme musulmana estaba con una comunidad del sudeste asiático muy amistosa. Y por su compañía empecé a seguir su madhab. Me acababa de hacer musulmana y entonces no sabía qué significaba eso.

Ads by Muslim Ad Network

Luego me mudé a una ciudad diferente con una comunidad musulmana muy diferente. No tenía ni idea de que la comunidad a la que estaba a punto de entrar era tan diferente de la que acababa de dejar. No sabía que los musulmanes podían ser tan diferentes.

Me encontré con una comunidad donde algunos musulmanes actuaban como si la dureza fuera un principio de la creencia. Aprendí mucho sobre las diferencias de opinión, la innovación en la religión, la verificación de fuentes, las diferentes ramas y escuelas de pensamiento, del contraste entre las comunidades y la riqueza de conocimientos que tenía mi nueva comunidad.

Me sentí como si me hubieran arrojado a lo más profundo del conocimiento islámico. Fue intenso. Pero yo estaba lista. Y yo también me volví intensa.

El conocimiento como arma

A medida que aprendía conocimientos más técnicos, entre los primeros seis meses a un año de mi conversión, también noté que los miembros de mi nueva comunidad usaban su conocimiento como arma. Parecía casi estuvieran aprendiendo Hadices y Corán solo para acosar a alguien con su conocimiento.

Vi como algunas hermanas se peleaban de forma amarga y prolongada sobre la forma correcta de sentarse mientras comían. Usaban las diferencias de opinión como excusa para hacerse daño unas a otras, pero olvidaban que el Profeta (la paz sea con él) nos dijo:

Ninguno de vosotros creerá hasta que quiera para su hermano lo que quiere para sí mismo.

Bujari y Muslim

Vi a gente llegar al Islam, involucrarse en este tipo de batalla de opiniones y acabar abandonando el Islam por completo. Su creencia se convertía en una especie de coraza, rígida y asfixiante, pero que los protegía de la batalla de opiniones en la que elegían participar.

Su creencia se convertía también en un arma, afilada y brutal, pero necesaria para golpear, ofender y sentirse superiores. Pero el Iman de nadie no puede, el corazón no puede, sobrevivir en condiciones rígidas, sofocantes, agudas y brutales durante un período prolongado de tiempo sin romperse.

En este ambiente vi cómo trataban a un niño con desprecio porque su madre, recién conversa, escuchaba música. Era como si aprender y aferrarse a los detalles y las opiniones estuviera haciendo que la gente se olvidara que el Islam exige lo contrario de este duro comportamiento.

Sea amable y misericordioso

El Profeta (la paz sea con él) dijo:

Sed misericordiosos con la gente de la tierra y Aquel que está en los cielos tendrá misericordia de vosotros.

Tirmidhi

La mayoría de la gente tenía un estándar imposible para todos los demás, pero rara vez se tomaba el tiempo para aplicarse esa misma crítica. Es una actitud sombría, pero también contagiosa.

Una vez fui testigo de cómo los hermanos se criticaban entre sí porque la barba de uno no era lo suficientemente larga, la de otro era demasiado larga, la de otro estaba demasiado desgastada y la del otro estaba demasiado cuidada. Era como si el Hadiz: “Haz las cosas fáciles para la gente y no se las hagas difíciles“, nunca hubiese sido dicho por el Profeta (la paz sea con él).

Había algunas personas sabias y compasivas en esta comunidad, pero también aquellos para quienes el Islam era solo reglas como protección y arma. Podría haber elegido acercarme a mi creencia y a mis hermanos y hermanas con facilidad y compasión, como me enseñaba mi creencia y las personas sabias de esta comunidad. Pero no lo hice. Me deje llevar por la actitud de atacar o ser atacado.

Y terminé teniendo malas opiniones de personas de buen corazón. Me parecía que cualquier mujer que no llevara el mismo estilo de vestir que yo no era digna de mi tiempo. Pensaba que las personas que tenían alguna diferencia de opinión conmigo eran menos que yo. Trataba a las personas que no actuaban exactamente como yo, como si fueran menos que yo. Hice daño a mucha gente buena sin ninguna razón. Por esto nunca podré disculparme lo suficiente. No pude ver mi propia arrogancia, mi propia dureza de corazón, mis propios defectos. Por eso me perdí.

Finalmente cambié

Estaba siempre enfadada, amargada y crítica. Hasta que un día, no me reconocí. Ni siquiera me gustaba a mí misma.

Aprendí mucho, pero también desaprendí las cosas realmente importantes. Las cosas para las que el Islam fue revelado: consuelo, fraternidad, igualdad, alegría, tranquilidad. Todo estaba perdido. Perdí hermandad. Perdí amigos. Y casi rompí mi propio corazón por la fragilidad que había creado en él.

E hizo falta tiempo para que la gente me perdonara. Me llevó mucho tiempo curarme. Me costó mucho tiempo recordar que el viaje de todos es diferente y que no era nadie para juzgar a los demás. Me hizo falta mucho tiempo para admitir que estaba equivocada.

El Islam fue enviado como una misericordia:

Y no te hemos enviado sino como misericordia para todos los mundos.

Corán 21:107

Traducido del inglés del archivo de About Islam: Be Gentle – Harshness Breaks Hearts

About Theresa Corbin
Theresa Corbin is the author of The Islamic, Adult Coloring Book and co-author of The New Muslim’s Field Guide. Corbin is a French-creole American and Muslimah who converted in 2001. She holds a BA in English Lit and is a writer, editor, and graphic artist who focuses on themes of conversion to Islam, Islamophobia, women's issues, and bridging gaps between peoples of different faiths and cultures. She is a regular contributor for AboutIslam.net and Al Jumuah magazine. Her work has also been featured on CNN and Washington Post, among other publications. Visit her blog, islamwich, where she discusses the intersection of culture and religion.