¿Confiar en Dios o en ti mismo?

El Tawakkul, confiar en Dios, es un concepto muy importante en el Islam del cuál se habla tanto en el Corán como en los Hadiz. Pero que puede dar lugar a confusiones.

En un famoso Hadiz, un hombre va al profeta tras entrar en la mezquita y le pregunta: “¿Tengo que atar mi camella antes de entrar o confiar en Allah?”. El Profeta, que la paz sea con él, le responde:

Atala y confía en Allah.

Tirmidhi

Dos extremos

Entre los diferentes discursos que nos encontramos hoy en día hay uno muy extendido, sobre todo en aquellos que no creen en Dios, por el cual hemos de confiar en nuestras propias capacidades, en nosotros mismos, desarrollarnos, etc. Un discurso que está muy basado en la autoayuda y que puede ser útil para algunas personas. Pero que es un discurso simplista y que no tiene en cuenta algunos hechos básicos de la naturaleza.

Hay mucha gente que dice que si una persona confía en Dios entonces está subestimando el potencial humano, se está poniendo limitaciones puesto que es uno mismo el que se tiene que esforzar y confíar en si mismo. Tú mismo eres el que se va a liberar y salvar, no tienes que proyectar tus necesidades sobre un ser superior. Pero, como hemos dicho, este discurso tiene ciertos problemas de base.

Un discurso opuesto es el que dice confiar completamente en Dios pero lo hace como una excusa para no esforzarse, para no hacer nada. Este discurso también es simplista y no tiene en cuenta que Dios te ha dado herramientas para que las uses.

Un concepto de Dios equivocado

Mucha gente que dice esto, presupone que si una persona confía en Dios, entonces no está tomando las medidas adecuadas para realizar lo que quiere hacer. Esto surge de tener un concepto de Dios equivocado.

También dicen que si tu haces todo lo que tienes que hacer, planeas, te esfuerzas y actúas en consecuencia, entonces qué necesidad tienes de confiar en Dios. 

Confiar en Dios en el Islam: el camino de en medio

Desde la perspectiva del Islam, la forma de hacerlo es como dice el Hadiz que hemos mencionado el principio: “Ata la camella” es decir, toma las medidas y precauciones necesarias, y “Confía en Allah”, una vez has hecho esto, entonces confía en Allah. 

Allah dice en el Corán:

Que en verdad creamos al hombre en la mejor armonía.

Corán, 95:4

El Islam sí nos enseña a actuar, tener autoestima y esforzarse. 

Pero también nos recuerda que no podemos olvidar que los átomos que forman nuestro cuerpo, todas las conexiones de nuestro cerebro, las leyes que operan en la naturaleza, las sustancias químicas que libera nuestro cuerpo ante cada emoción, todo esto sucede fuera de nuestro control.

Así como lo hacen la posición de los astros que hace que nuestro planeta continúe en su órbita, todas estas cosas, en nosotros mismo y en el universo, no las estamos determinando nosotros.

Reconocer tu responsabilidad y limitación

Es nuestra responsabilidad reconocer el potencial humano con el que Allah nos ha creado y sacarle el máximo provecho, pero también reconocer que cada partícula en todo cuanto existe está siendo determinada constantemente, y no somos nosotros quienes lo hacemos. 

Esto significa que en todo cuanto emprendemos hay una parte que podemos hacer nosotros, que podemos planear y esforzarnos por que salga bien, pero hay otra que queda fuera de nuestro control, es un equilibrio sencillo.

El discurso de que uno puede hacerlo por sí mismo y esforzarse por conseguirlo y que solo depende de él, es un discurso simplista y erróneo, puesto que no tiene en cuenta algo tan básico como la infinidad de procesos que ocurren dentro y fuera de nosotros sobre los que no tenemos control. 

Ata el camello y confía en Dios

Este es el significado del Hadiz: “Ata el camello y confía en Dios” es decir, haz lo que esté en tus manos para llevar a cabo aquello que quieres, pero no te olvides que es Dios el que está determinando constantemente todos los fenómenos, dentro y fuera de ti, sobre los que no tienes control.