7 consejos a mi yo de hace 20 años, como nueva musulmana

Me hice musulmana a la edad de 20 años, Alhamdulillah. Este fue un punto de inflexión en mi vida. Fue solo unos meses antes de cumplir 21 años.

Ahora que me acerco a los 40 he pasado casi la mitad de mi vida como musulmana; y echando la vista atrás en mi viaje, desearía haber hecho algunas cosas de manera diferente. Por eso he decidido escribir una lista de 7 cosas que le diría a mi nuevo yo musulmán de 20 años:

1. Aprende Corán

Si solo tuviera tiempo para darme un consejo después de convertirme al Islam, sería: haz del Corán tu prioridad.

Hay muchas transmisiones sobre las virtudes de aprender y recitar el Corán que no encontré hasta años después de ser una nueva musulmana. Por ejemplo:

Se le dirá al compañero del Corán (en el Paraíso):

Recita y sube de estatus, recita como solías recitar en el mundo, porque tu estatus estará en el último verso que recites.

Abu Dawud, At-Tirmidhi

Y:

Quien recite una Palabra del Libro de Allah será recompensado con una buena acción y diez más como esa.

At-Tirmidhi

2. Aprende árabe

Aprender árabe va de la mano del estudio del Corán. No es suficiente con tan solo memorizar el libro de Allah, necesitamos entender el significado de las palabras que estamos recitando.

He pasado muchas noches de Ramadán junto a gente que sollozaba durante la oración del tarawih, sin saber el significado de lo que el Imam estaba recitando. Solía ​​llorar porque quería entender, pero durante los primeros años como musulmana, solo aprendía frases comunes en árabe.

Incluso si tu día comienza de una manera que te frustra y abruma, recuerda tomar algunas respirar profundamente, centrarte y recordar tus intenciones para ese día. No tienes el poder de controlar cada una de las cosas que te suceden, pero puedes controlar cómo reaccionas y qué tipo de energía llevarás a cada momento.

No fue hasta que llevaba seis años como musulmana que finalmente puede empezar a aprender árabe. En ese momento, ya estaba a punto de tener mi primer hijo, así que mi tiempo era limitado. En resumen, aprovecha tu juventud y tiempo libre para aprender el idioma del Corán.

3. Tu familia sigue siendo tu familia, incluso si no son musulmanes

Musulmanes o no, tu familia es a menudo tu mayor apoyo; esto es especialmente así con los padres. Nunca debemos abandonarles ni faltarles el respeto. Allah enfatiza esto en el Corán:

Hemos encomendado al hombre que trate bien a sus padres. Su madre lo llevó en el vientre fatiga tras fatiga y fue destetado a los dos años. Sé agradecido conmigo y con tus padres. A Mí has de volver. Pero si se empeñan en que Me asocies algo de lo que no tienes conocimiento, entonces no los obedezcas. Pero acompáñalos en este mundo como es debido. Y sigue el camino de los que se vuelven a Mí en todo. Después habréis de volver a Mí y os haré saber lo que hacíais.

Corán, 31:14-15

A veces, nuestra propia familia o amigos tienen una visión completamente distorsionada del Islam y los musulmanes, por lo que es nuestro trabajo enseñarles sobre el Islam a través de nuestro ejemplo. Nosotros no aprendimos sobre Islam y lo empezamos a poner en práctica de la noche a la mañana, y no podemos esperar eso de otros.

El Profeta Muhammad (la paz sea con él) dijo:

Quien quiera que aumente su provisión y se extienda su vida, debe mantener los lazos de parentesco.

Al-Bujari y Muslim

Aunque el propio tío y cuidador del Profeta, Abu Talib, no abrazó el Islam, lo apoyó y lo protegió hasta su último aliento.

4. Mantén tu corazón unido a la mezquita

A las mezquitas también se las conoce como las casas de Allah, donde los creyentes se reúnen y se menciona Su nombre. Estar en este entorno puede ayudarnos a recargar nuestras baterías cuando estemos cansados ​​del caos del mundo exterior.

Hacer la oración junto a otros musulmanes es un recordatorio de nuestro propósito de adorar solo a Allah. Nos mantiene firmes y esperanzados para la Próxima vida.

Haz un hábito de asistir a la mezquita tanto como sea posible para renovar tu creencia continuamente.

5. No esperes nada de la gente, espera todo de Allah

A menudo he escuchado a otros conversos decir: “¡Si hubiera conocido a los musulmanes antes de conocer el Islam, nunca me habría convertido!”.

Como creyentes, debemos recordarnos a nosotros mismos que los seres humanos no son perfectos. Solo Allah es perfecto.

La gente nos decepcionará, sean musulmanes o no. No podemos culpar al Islam por sus defectos. Debemos hacer el bien a los demás y esperar que otros hagan lo mismo, pero nunca esperamos nada de nadie más que de Allah. Siempre que nos sintamos perdidos podemos acudir a Él en busca de ayuda. Él dice:

Así pues, recordadme que Yo os recordaré.

Corán, 2:152

6. No te preocupes por el matrimonio, pasará cuando tenga que pasar

Con demasiada frecuencia los musulmanes piensan que casarse resolverá todos sus problemas, pero en algunos casos podría empeorar las cosas. Hay muchas complejidades en torno al matrimonio en el Islam creadas por las tradiciones culturales.

Un nuevo musulmán todavía está aprendiendo los conceptos básicos sobre la adoración y los modales islámicos. Contraer matrimonio en esta etapa puede complicarlo todo. Si el matrimonio es una de nuestras metas, llegará a su debido tiempo. Nuestras dos herramientas más importantes para buscar un matrimonio exitoso son la oración y el conocimiento sólido, y eso incluye el conocimiento de uno mismo, así como el conocimiento del Islam. Encuéntrate primero a ti mismo, luego busca un cónyuge.

7. Haz todo paso a paso

Aconsejaría a mi yo más joven, y a cualquiera que esté interesado el Islam, que lo estudie profundamente; le aconsejaría que pida guía a Dios y que se entregue de todo corazón, pero que haga las cosas paso a paso.

Así como el Corán fue revelado en secciones durante un período de 23 años, también debemos dedicar nuestro esfuerzo para aprender las cosas lentamente. El Islam es un viaje que dura toda la vida y todos estamos aprendiendo constantemente.

Por último, pero no menos importante, como un recordatorio para mí misma, entonces y ahora, el Profeta Muhammad (la paz sea con él) nos dejó un gran consejo:

Aprovecha cinco antes de cinco otras: tu juventud antes de tu vejez, tu salud antes de tu enfermedad, tu riqueza antes de tu pobreza, tu tiempo libre antes de tu trabajo y tu vida antes de tu muerte.

Al Hakim

Este es un artículo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.

About Wendy Díaz
Wendy Díaz is a Puerto Rican Muslim writer, poet, translator, and children's book author. She is the Spanish content coordinator for ICNA-WhyIslam and a MuslimMatters columnist. She is also the co-founder of Hablamos Islam, a non-profit organization that produces educational resources about Islam in the Spanish language.