5 Hadices que cambiaron mi vida

Estamos en el mes islámico en el cual nació la Misericordia para la Humanidad, Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él). No se me ocurre mejor manera de conmemorar verdaderamente nuestro amor por él que reflexionar sobre sus enseñanzas, como el Corán nos recuerda que lo hagamos tan a menudo, con estos cinco hadices que cambiaron mi vida

Realmente, es solo a través de las enseñanzas de nuestro amado Mensajero (la paz y las bendiciones sean con él) que podemos adorar a Dios.

Las enseñanzas que impartió y que nos fueron tan generosamente regaladas por Allah Todopoderoso, son, como mínimo, transformadoras. Te invito a reflexionar sobre cuáles son las principales enseñanzas del Profeta que han transformado tu vida y cómo.

Éstas son algunas de las mías.

La caridad nunca reduce tu riqueza

Abu Huraira transmitió que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones sean con él) dijo:

La caridad nunca disminuirá la riqueza; Allah recompensa al siervo que perdona nada más que con un mayor honor; y Allah eleva el estatus de una persona que se humilla por Allah.

Sahih Muslim

Escuché este Hadiz por primera vez en algún momento de la escuela secundaria y muchas veces en mi vida adulta. Irónicamente, solía ser en cenas de recaudación de fondos. Pero, incluso a una edad tan joven, sabía que no quería permitir que el miedo a perder dinero dominara mi vida. Sabía que necesitaba adoptar esto para cambiar mi mentalidad.

También sabía que siempre habría personas que podrían beneficiarse más del Rizq (provisión) que Dios me ha dado.

El Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) fue generoso durante los momentos de su vida en la pobreza y la riqueza. Si alguien le pedía algo, incluso literalmente, la ropa que llevaba, la regalaba (ver este hadiz por ejemplo).

Durante el Ramadán, su generosidad era descrita como “como el viento”. El mejor de los profesores nos recuerda que ser generoso no nos quita nada. Al contrario, aumenta el favor de Allah hacia nosotros y, a través de esto, aumenta nuestra bondad en este mundo y en el próximo.

Dos Rakat inestimables

Aishah (que Allah esté complacido con ella) transmitió que el Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) dijo:

Las dos Rakat [antes] de la oración del amanecer (Fajr) son mejores que este mundo y todo lo que contiene.

Sahih Muslim

Fajr fue (y sigue siendo) para mi el Salat más difícil de hacer. Incluso si lo realizo a tiempo, tener jushu (concentración) durante la oración es una tarea difícil.

Recuerdo haber escuchado este hadiz en una conferencia cuando tenía 15 años. Me sorprendió. Piensa en esto: ¿qué estamos dispuestos a hacer por tener tan solo una parte del mundo? ¿Cuántas horas pasamos practicando para un deporte al que jugamos?

¿Cuántos años dedicamos a estudiar para llegar a la profesión de nuestros sueños?

¿O cuánto ahorramos para la casa que queremos comprar o las vacaciones?

Nos privamos de otros placeres para alcanzar estos objetivos y, sin embargo, el Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) nos está diciendo que una simple oración que es Sunnah es mejor que el mundo entero.

Después de ese día, me puse como reto comenzar a hacer estos dos rakaat. Y lo que encontré fue que si me esforzaba por hacerlo (incluso cuando deseaba desesperadamente volver a dormir), mi concentración durante Fajr era mejor. Y me sentía increíble sabiendo que ahora tenía el mundo en mis manos.

Toma acción

Se ha transmitido que Abu Saʻid dijo:

Marwan sacó el púlpito un día de Eid y comenzó a pronunciar el discurso antes de la oración. Un hombre se puso de pie y dijo: “Oh, Comandante de los Creyentes, has ido en contra de la Sunnah. Has sacado el púlpito el día de Eid y no se había hecho esto antes, y comenzaste con el discurso antes de la oración, cuando esto no se había hecho antes”.

Abu Sa’id dijo: “En cuanto a este hombre, ha cumplido con su deber. Escuché al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones sean con él) decir:

Cualquiera de ustedes que vea una acción mala y puede cambiarla con su mano, que la cambie con su mano (tomando acción); si no puede (hacerlo), entonces con la lengua (hablando); y si no puede, entonces con su corazón (odiándolo y sintiendo que está mal), y esto es lo más débil de la creencia.

Sunan ibn Mayah

Una nueva perspectiva

Aprendí este hadiz en la escuela de fin de semana, probablemente a los 12 años. Recuerdo que una luz se apagó dentro de mí. Hasta entonces, había aprendido el Islam como casi un conjunto de reglas: así es como se hace el Wudu. Esto es lo que dices antes de dormir. Esto es lo que rompe tu ayuno.

Pero ahora, estaba aprendiendo sobre el Islam como un patrón para ver el mundo. Uno que mide las cosas por su justicia y te recuerde que SIEMPRE tienes autonomía y la oportunidad de hacer algo bien.

Imagínate esta realización recién adquirida junto con a darse cuenta de toda la injusticia del mundo. Este hadiz me impulsó a varios años de trabajo comunitario: local, nacional e internacional, para abordar muchos errores en nuestra sociedad.

Reflexionaba sobre su significado, especialmente pensando “¿por qué paso directamente a odiar algo en mi corazón en lugar de trabajar para cambiarlo con la mano o la lengua?” Este hadiz desafió mi comprensión del coraje, la iniciativa y cómo es el verdadero Islam en Estados Unidos.

5 derechos que debes a tu hermano musulmán

Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él) transmitió:

El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones sean con él) dijo:

Un creyente le debe a otro creyente cinco derechos: responder al saludo, visitarlo cuando está enfermo, atender de su funeral, aceptar su invitación y decir ‘Yarhamuk-Allah (que Allah tenga misericordia de ti)’, cuando dice ‘Al-hamdu lillah (Alabado sea Allah) después de estornudar.

Bujari y Muslim

Soy una persona a la que le gustan mucho las listas. Y una lista de 5 cosas (o 6 en otra narración que incluye dar un consejo a tu hermano cuando te lo pide) es una manera fácil de mantenernos bajo control y tomar el pulso de la comunidad.

Estas son interacciones interpersonales en diferentes etapas de la vida de un musulmán a través del bienestar y la enfermedad. Muchas veces, nuestra pereza nos vuelve complacientes al negar estos derechos. Esto no es algo insignificante. Los derechos en el Islam significa que se puede presentar en nuestra contra en el Día del Juicio. Este hadiz nos obliga a responsabilizarnos y no volvernos complacientes, sin importar lo ocupado que estemos.

Sé gentil

Aishah (que Allah esté complacido con ella) transmitió que el Profeta una vez le dijo:

¡Aishah! Muestra gentileza, porque si la gentileza se encuentra en algo, lo embellece y cuando se quita de algo lo daña. (Abu Dawud)

Al crecer, descubrí que las personas casi siempre adoptan una actitud dura para salir adelante en la vida. Oía cosas como “los chicos buenos terminan últimos” y “no dejes que nadie te pise”. Y así, crecí con miedo de que mi bondad fuera tomada por debilidad y por eso temí ser amable.

¡Pero la gentileza es una cualidad de Dios y no debe verse como una debilidad!

Fue a través de la práctica de la gentileza con mi familia, amigos y otras personas que pude volverme más gentil conmigo misma e incluso mejoró mi adoración.

Una lista con enseñanzas transformadoras del Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) puede continuar durante páginas. ¿Cuáles son los principios y prácticas que han impactado tu vida?

About Hana Alasry
Hana Alasry is a Yemeni American Muslim community organizer and activist working most heavily with MAS Youth. Her work focuses heavily on Muslim youth development, Islamic tarbiya and the Yemen crisis. She is currently in PA school studying medicine at the University of Detroit Mercy.