fbpx

Ads by Muslim Ad Network

Me hice musulmana para casarme, luego Allah abrió mi corazón

Cindy tiene veintitantos años e hizo su shahada hace siete años. Pero solo hace unos dos años comenzó a considerarse musulmana. Es madre de cinco hijos y vive en Alemania.

Tiempos difíciles

Mi adolescencia fue difícil. Viví con diferentes padres adoptivos y dejé la escuela. También fui madre siendo adolescente. No era feliz, no sabía qué traería mi futuro. Me sentía perdida. Traté de ser una buena madre pero no tuve apoyo de mi familia.

Premarital Prep Masterclass.. Join the Workshop

Un día conocí a mi marido. Él es mucho mayor que yo, pero se preocupaba por mí. Pero es musulmán.

Y aunque él no practicaba el Islam, me dijo que para casarnos tenía que hacerme musulmana. De lo contrario, su familia no nos aceptaría.

Por primera vez en mi vida, sentí que alguien realmente se preocupaba por mí. Y acepté el Islam para poder estar con mi marido. Fue la mejor decisión de mi vida.

Ads by Muslim Ad Network

¿Era ese el Islam que yo había aceptado?

Después de decir formalmente mi Shahadah nos casamos. Cinco años después, conocí a una vieja amiga de la infancia que se había hecho musulmana.

Pero a diferencia de mí, ella se cubría la cabeza, hacía la oración, recitaba Corán y ayunaba. Irradiaba una luz especial. Me habló de Dios y Su amor por nosotros y nuestro amor por Él.

Y yo estaba simplemente asombrada. ¿Era ese el Islam que había aceptado al casarme con mi marido? Me pregunté a mí misma. Me empecé a interesar mucho por aprender más sobre el Islam.

Mi camino para llegar a Allah

Lo primero que me enseñó mi amiga es a decir la shahada de nuevo. Esta vez con verdadera convicción.

Luego aprendí la oración poco a poco. No fue fácil para mí aprender las palabras y los versos que tenía que recitar en la oración. Soy disléxica, pero Alhamdulillah, gracias a la infinita misericordia de Dios, ahora puedo recitar con fluidez Al-Fatihah, el capítulo inicial del Corán.

Trato de hacer las cinco oraciones. Y recientemente también comencé a usar el pañuelo. Mi progreso puede ser lento, pero es mi manera de llegar a Allah. Creo desde lo más profundo de mi corazón que Él conoce mis luchas y sabe cada pequeño paso que doy para convertirme en una mejor musulmana.

Lo que encontré en el Islam

Practicar el Islam cambió mi vida. Finalmente siento que pertenezco. Es un sentimiento hermoso saber que básicamente tengo una familia musulmana muy grande. Encontré estabilidad y paz; algo que siempre había extrañado en mi vida desde la infancia.

Quiero aprender más y convertirme en una mejor musulmana porque quiero que mis hijos tengan un buen ejemplo a seguir. Quiero que vean a su madre amar a Allah, hacer la oración y ser una mujer musulmana recta y honesta. Hago Duas todos los días para que sigan mi ejemplo viviendo y amando el Islam.

Los efectos de vivir el Islam

Desde que comencé a vivir y practicar el Islam, mi esposo también comenzó a regresar lentamente al Islam. Aunque nunca abandonó el Islam, durante muchos años no practicaba.

Alhamdulillah, el año pasado ayunamos Ramadán juntos. Fue hermoso y sentí que muchas bendiciones descendían sobre mi familia.

Ruego a Allah que podamos seguir caminando juntos para acercarnos más a Allah.

Traducido del inglés del archivo de About Islam: I Just Converted to Get Married, Then Allah Opened My Heart

About Claudia Azizah
Claudia Azizah is originally from Germany and mother of two children and writer. She served as Assistant Professor at the International Islamic University in Malaysia until August 2019. She is co-founder of the Ulu-Ilir-Institute in Indonesia. She regularly writes for the German Islamic newspaper. She is interested in Islamic spirituality, art and Southeast Asia. You can follow her on Twitter and Instagram: #clazahsei