El Profeta Muhammad: el mejor maestro

Algunas de las personas más influyentes en nuestras vidas son maestros. Y la mayoría de nosotros podemos recordar a nuestro primer maestro en la escuela, el que nos enseñó las primeras letras y las reglas adecuadas del recreo.

A medida que hemos ido creciendo, de niños pequeños a adultos, hemos tenidos muchos maestros que nos han ayudado en nuestro viaje hacia la edad adulta e incluso más allá.

El profesor de matemáticas de la escuela secundaria que te ayudó a mejorar tu conocimiento del álgebra o el profesor universitario que te enseñó cuestionar por ti mismo, la estructura misma de nuestro ser está fuertemente influenciada por los profesores que nos guiaron en nuestros viajes educativos.

En el Islam, solo hay un maestro que ha sentado las bases para la educación espiritual de la humanidad.

El Profeta Muhammad (la paz sea con él) era analfabeto. Dios lo eligió para ser el último Mensajero y el maestro perfecto para los musulmanes.

El Profeta Muhammad fue el encargado de recitar y transmitir el mensaje del Corán a toda la humanidad. Sin embargo, no era un maestro cualquiera. De hecho, estableció un estándar ideal de educación hace más de mil años y los efectos todavía se sienten hoy.

Hay innumerables formas en las que el Profeta Muhammad fue, y sigue siendo, el mejor maestro que jamás haya existido, estas son solo algunas.

No dejaba atrás a ningún estudiante

En las clases de todo el mundo es una práctica común que los maestros separen a los estudiantes fuertes de los débiles. Los últimos de los cuales se delegan a clases menos desafiantes que no hacen nada para nutrir la mente, mientras que los estudiantes “más inteligentes” tienen todas las oportunidades para sobresalir.

El Profeta Muhammad no hizo distinciones entre estudiantes en función del nivel de inteligencia o cualquier otra clasificación que nos separa en la sociedad. Tampoco buscó nunca excluir o expulsar a nadie de la religión del Islam. Más bien, transmitió un mensaje que lo abarcaba todo a toda la humanidad. El Profeta Muhammad dijo:

¡Por Allah! Si Él guiara a un solo hombre al Islam a través de ti, sería mejor para ti que los camellos rojos.

Al-Bujari

Al dar este ejemplo de inclusión, los musulmanes tienen un ejemplo tangible de cómo atraer a otros a la creencia islámica.

El orador perfecto

La mayoría de nosotros nos hemos encontrado con al menos un maestro al que no podíamos escuchar o que hablaba tan rápido que era casi imposible entender lo que decía y mucho menos lo que enseñaba.

Incluso hoy en día, se pasa por alto el ritmo rápido en el que hablan la mayoría de los educadores para incluir tanta información como sea posible en cada lección.

El Profeta Muhammad fue metódico en sus métodos de enseñanza y nunca apresuró sus lecciones. Según su amada esposa Aisha, él:

… Hablaba de tal manera que si alguien quisiera contar sus palabras, lo podría hacer.

Al-Bujari

El Profeta también, según sus compañeros, repetía sus palabras tres veces. Las palabras que pronunció y las lecciones que dio fueron inequívocas, lo que ayudó a los estudiantes del Islam a sobresalir en el perfeccionamiento de su creencia y en llevar el Corán a sus corazones.

La perfección del discurso del Profeta Muhammad fue intencional, como un medio para realmente llevar el mensaje a cada uno de sus estudiantes a través de la repetición, que es una excelente herramienta de aprendizaje.

El mejor maestro enseña con el ejemplo

Quizás una de las mayores cualidades que hicieron del Profeta Muhammad un maestro tan fenomenal es que lideró con el ejemplo. A menudo daba charlas a sus compañeros sobre la Unidad de Dios Todopoderoso, cómo vivir una vida de acuerdo con el Islam teniendo en cuenta la Próxima vida.

En todos los aspectos de su vida, el Profeta Muhammad fue un ejemplo y practicó lo que predicaba. Esto facilitó que sus compañeros vieran cómo vivir sus vidas de acuerdo con el Corán y la Sunnah. Como dice Dios Todopoderoso en el Corán:

Realmente en el Mensajero tenéis un hermoso ejemplo para quien tenga esperanza en Allah y en el Último Día y recuerde mucho a Allah.

Corán, 33:21

Si el Profeta Muhammad no hubiera puesto en práctica todos los aspectos del Corán en detalle, habría tenido un efecto negativo en el nivel de confianza que había desarrollado con sus compañeros.

Paciencia ante la adversidad

¿Cuántas veces, especialmente en las escuelas del centro más difíciles, has oído hablar de maestros que se lamentan de los estudiantes “duros” y tiran la toalla?

El Profeta Muhammad fue recibido con mucho desprecio y odio cuando comenzó a enseñar el mensaje del Islam al comienzo de su Profecía. En La Meca, pasó trece años intentando enseñar a su gente el mensaje del Corán. Pero se encontró con una resistencia violenta en cada paso del camino y solo una minoría de su pueblo abrazó el Islam.

El Profeta Muhammad se enfrentó a un conflicto similar, aunque menor, después de establecerse en Medina y ni una sola vez consideró renunciar. Algunos de los atributos personales que ayudaron a fortalecer su determinación y reforzar su dedicación a su misión eran la sabiduría, la paciencia y la voluntad de hacer sacrificios por la causa de Allah, Todopoderoso.

El método con el que el Profeta Muhammad enseñó el mensaje del Islam a sus compañeros tuvo un efecto dominó que ha perdurado siglos para hacer del Islam la religión que más rápido crece en la actualidad.

Ya seas un musulmán nuevo o un musulmán nativo, el ejemplo del Profeta Muhammad como un buen maestro es una fuerza unificadora en el mundo islámico y sigue siendo un catalizador para una mayor comprensión a través de la educación.

About Sumayyah Meehan
Sumayyah Meehan reverted to Islam over 23 years ago. She is a Waynesburg University graduate with a BA in Criminal Justice. Sumayyah is a journalist, marketer and freelance graphic designer. She is also a single-mother residing in North Carolina with her children.