Qué es el Corán y por qué deberías creer en él

Responder a la pregunta qué es el Corán es importante, pero incluso más, saber las razones por las que deberías creer en él.

Si alguien llega y te dice “tu casa se va a derrumbar en un par de semanas y tienes que dejarla”, ¿qué es lo más inteligente que se puede hacer?

No puedes simplemente negar, rechazar o ignorar esto sabiendo que puede ser cierto porque el resultado sería catastrófico.

Por lo tanto, debes hacer todo lo posible para verificar que esta información es cierta o no y tomar las medidas adecuadas.

Simplemente negar y rechazar esto y correr el riesgo de que la casa se te caiga encima no es muy inteligente, ¿verdad?

El Corán te trae el mensaje de que hay vida después de la muerte, hay un Paraíso y un Infierno y la gente será responsable de sus actos en esta vida.

¿Vamos a ignorar este mensaje?

Incluso si lo ignoramos, esto no niega el hecho de que el Corán existe. Entonces, ¿qué es el Corán?

Milagros del Corán

En esencia, el Corán es la palabra eterna de Dios revelada al Profeta Muhammad a través del ángel Yibril.

Esta revelación, que se hace en la lengua árabe, es transmitida oralmente del Profeta a sus compañeros y también escrita.

Este libro se ha conservado sin editar y sin alterar durante más de mil cuatrocientos años.

Incluso aquellos que lo han atacado nunca han podido cambiar una palabra en él; sólo pueden citarlo mal o sacar versículos de contexto. Pero no hay poder en la tierra que pueda editar, cambiar o destruir este Libro.

Sigue siendo el ÚNICO Libro en la tierra que es memorizado de principio a fin por MILLONES de personas en todo el mundo.

Si se quemaran todas las copias del libro del Corán en el mundo, en pocas horas el libro en su totalidad estaría de nuevo disponible. Porque es una recitación preservada y memorizada en los corazones de los creyentes desde el momento en que fue revelada y hasta el fin de los tiempos.

Esto no se aplica a ningún otro libro.

No hay otro libro que se pueda comparar.

Este libro te dice “¡Lee!” … y de hecho es la primera palabra revelada en él.

Si eres una persona honesta y te enfrentas a un libro con estas características, al menos debes darle el beneficio de la duda.

Debes preguntarte: ¿qué es el Corán? ¿Quién es el autor del Corán? ¿Viene realmente del Creador del Universo?

Solo hay unas pocas respuestas posibles a esta pregunta.

O el Corán fue inventado por el Profeta Muhammad, o ha sido copiado de otras escrituras anteriores, o es de Satanás, o realmente viene de Allah, el Creador del universo.

Examinemos estas posibilidades y hagamos una prueba por eliminación.

¿Puede el Corán venir de Satanás?

¿Cómo puede venir de Satanás (Shaytan) cuando constantemente desdeña e insulta su propia imagen, advierte a la gente que no lo siga y prohíbe toda forma de maldad e inmoralidad?

Piénsalo: ¿le pediría Satanás a las personas que no lo sigan o alas mujeres que se cubran el cuerpo y se comporten con modestia?

Mira lo que dice el Corán:

¡Vosotros que creéis! No sigáis los pasos del Shaytán. Y quien siga los pasos del Shaytán, el sólo manda la indecencia y lo reprobable. De no haber sido por el favor de Allah con vosotros y por Su misericordia ninguno de vosotros se habría purificado jamás; pero Allah purifica a quien quiere; y Allah es Quien oye y Quien sabe. (Corán 24:21)

¡Hombres! Comed lo lícito y bueno que hay en la tierra y no sigáis los pasos del Shaytán; es cierto que él es un claro enemigo vuestro. (Corán, 2:168)

¡Creyentes! Entrad en la Paz del todo y no sigáis los pasos del Shaytán, él es un claro enemigo para vosotros. (Corán, 2:208)

Y cuando te dispongas a recitar el Corán pide refugio en Allah del Shaytán el lapidado. (Corán, 16:98)

Entonces, que el Corán venga de Satanás es completamente ilógico y ridículo.

¿Puede el Corán haber sido inventado por Muhammad?

Hay muchas evidencias para refutar esta afirmación. Mencionaremos solo algunos.

En el Corán hay versículos que corrigen a Muhammad. Piénsalo: ¿por qué escribiría algo que le corrigiese o lo regañese?

(1) Frunció el ceño y se apartó 

(2) porque vino a él el ciego. 

(3) ¿Pero quién sabe?, tal vez se purifique, 

(4) o recuerde y le beneficie el Recuerdo. 

(5) Al que es rico, 

(6) le dedicas atención; 

(7) cuando no es responsabilidad tuya que se purifique. 

(8) Mientras quien viene a ti con afán 

(9) y es temeroso, 

(10) te despreocupas de él. 

(11) ¡Pero no! Es un Recuerdo.

Corán, 80:1-11

El lenguaje para corregir al Profeta aquí es muy fuerte. Pero lo más sorprendente es que esta situación ocurrió entre Muhammad y un ciego. El ciego ni siquiera vio que Muhammad fruncía el ceño.

Si Muhammad es el autor, no se habría corregido sobre un incidente que nadie vio, ¡ni siquiera la persona involucrada!

Predicciones verdaderas en el Corán

El Corán hizo predicciones verdaderas sobre cosas de las que nadie sabía nada. Por ejemplo:

(2) Los Romanos han sido vencidos

(3) en la tierra más próxima. Pero ellos, a pesar de su derrota, vencerán. 

(4) dentro de algunos años. El mandato pertenece a Allah antes y después. Ese día se alegrarán los creyentes.

Corán, 30:2-4

Si el Profeta estuviera inventando esto, habría sido un gran riesgo debido a la alta probabilidad de que se demostrara que estaba equivocado.

¿Por qué correría ese riesgo?

Además, es un hecho que, sin exagerar este tema, hay algunos milagros científicos en el Corán que nunca podrían haber sido conocidos por un humano en la época del Profeta.

Cierto, el Corán no es un libro de ciencia y no pretende serlo. Lo que el Corán menciona y se ha demostrado más tarde que es correcto, son solo signos para aquellos que usan la razón. Pero este Libro es un Libro de guía, no un libro de ciencia.

El asombroso Corán 

Recomiendo leer “El asombroso Corán” de Gary Miller. Es un teólogo que proporciona un análisis muy profundo de los argumentos contra el Corán y los desmantela uno por uno.

Curiosamente, Miller examinó algunos de los versículos del Corán que luego fueron probados por la ciencia, lo que demuestra la imposibilidad de que un hombre los conociera en el desierto hace siglos.

Por ejemplo:

¿Es que no ven los que se niegan a creer que los cielos y la tierra estaban juntos y los separamos? ¿Y que hemos hecho a partir del agua toda cosa viviente? ¿No van a creer? ()

Corán, 21:30

Miller escribe:

Este versículo es exactamente el tema de la investigación científica que ganó el Premio Nobel en 1973, sobre la teoría del “Big Bang”. Según esta teoría, el universo es el resultado de una gran explosión que llevó a la formación del universo con sus cielos y sus planetas. El Corán revela el origen del universo, cómo comenzó de una solo ente, y la humanidad continúa verificando esta revelación, incluso hasta ahora. Además, el hecho de que toda la vida se originó en el agua no habría sido algo fácil con lo que convencer a la gente de hace catorce siglos. De hecho, si hace 1400 años te hubieras parado en el desierto y le hubieras dicho a alguien: “Todo esto, todo lo que ves (señalándote a ti mismo), está compuesto principalmente de agua”, nadie te habría creído. No ha habido una prueba de ello hasta la invención del microscopio. Tuvieron que esperar a esto para descubrir que el citoplasma, la sustancia básica de la célula, está compuesto en un 80% por agua. No obstante, la evidencia llegó y, una vez más, el Corán resistió la prueba del tiempo. (Miller)

Entonces, no es lógico decir que el Corán venga de Muhammad; no es cuna afirmación deshonesta.

¿Ha sido el Corán copiado de otras escrituras?

Este es otro punto que Miller analiza a fondo en su trabajo, y vale la pena compartir sus comentarios:

Sin duda hay algo único en el Corán que no está presente en ningún otra escritura, ya que el Corán te da información específica y te dice que no sabías esto antes. Por ejemplo:

Estas son noticias del No-Visto que te inspiramos. Tú no estabas con ellos cuando echaron a suertes con sus flechas para saber cuál de ellos sería el tutor de Maryam, ni estabas allí cuando discutieron. (Corán 3:44)

Esto forma parte de las noticias del No-Visto que te inspiramos; antes de esto ni tú ni tu gente las conocíais. Así pues, ten paciencia porque el buen fin es para los que se guardan. (Corán 11:49)

Eso forma parte de las noticias del No-Visto que te inspiramos, tú no estabas junto a ellos cuando decidieron y tramaron su asunto. (Corán 12:102)

Ningún otro libro sagrado usa este estilo; todos los demás libros contienen información que nos dicen de dónde vino esta información. Por ejemplo, cuando la Biblia habla de la historia antigua, afirma que este rey vivió aquí; éste luchó en cierta batalla, otro tuvo tantos hijos, etc. Sin embargo, siempre estipula que si quieres más información, debes leer el libro de fulano de tal porque de ahí proviene la información.

El estilo distintivo del Corán

Esto es diferente al Corán que te da la información y te dice que es nueva. Y lo sorprendente es que la gente de La Meca en ese momento (el momento de la inspiración de esos versículo) solía escuchar esos versículos, y eran un desafío decir que la información en esos versículos era nueva y no era conocida por Muhammad (la paz sea con él) ni por su gente, y a pesar de eso, nunca dijeron: Sabemos esto y no es nuevo, y no dijeron: Sabemos de dónde ha sacado Muhammad esos versos. Esto nunca pasó, pero lo que sí pasó es que nadie se atrevió a decir que les estaba mintiendo porque la información realmente era nueva. (Miller).

Esta esa es otra afirmación que se refuta. Puedes leer el libro completo del Dr. Gary Miller aquí para obtener más evidencias.

En este momento se convierte en una cuestión de honestidad. Si alguien ve la evidencia y aún así decide no creer, entonces es su elección.

No hay coacción en la práctica de Adoración, pues ha quedado claro cual es la buena dirección y cual el extravío. Quien niegue a los ídolos y crea en Allah, se habrá aferrado a lo más seguro que uno puede asirse, aquello en lo que no cabe ninguna fisura. Y Allah es Oyente y Conocedor.

Corán 2: 256

Este es un artículo del archivo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.

About Dina Mohamed Basiony
Dina Mohamed Basiony is a writer based in Cairo, Egypt. She specializes in Islam and spirituality. Dina holds an MA and BA in Journalism and Mass Communication from the American University in Cairo.