El poder del Corán para cambiar el corazón y la mente

El poder del Corán radica en que es el único libro que se ha mantenido intacto desde la revelación hasta nuestros días.

Allah ha hecho descender el más hermoso de los relatos: Un libro homogéneo, reiterativo. A los que temen a su Señor les eriza la piel y ésta y sus corazones se enternecen con el recuerdo de Allah. Esa es la guía de Allah con la que Él guía a quien quiere. Aquel a quien Allah extravía no habrá quien lo guíe. ()

Corán, 39:23

Allah, en Su infinita Misericordia, ha revelado muchos libros a la humanidad a lo largo de los siglos. El Corán menciona cuatro de ellos: la Biblia, la Torá, los Salmos de David y el Noble Corán. Sin embargo, de todos esos libros, el Corán es el único que no ha cambiado en absoluto durante más de catorce siglos.

A diferencia de los otros libros de Dios, que han sido tergiversados y algunos incluso se han perdido a manos del hombre, el Corán se ha preservado tal como Dios ha asegurado que sería.

La atracción del Corán

Si hablas con musulmanes nativos o musulmanes que han abrazado el Islam durante sus vidas, encontrarás algo en común en todos ellos. La mayoría, si no todos, sienten el magnetismo del Noble Corán en sus vidas. Este libro sagrado atrae a la gente a leerlo, inspira su corazón y cambia sus mentes. Como ha sido revelado en el Noble Corán:

Los que recibieron el Libro antes, creen en él. Y cuando se les lee, dicen: Creemos en él, es la verdad que procede de nuestro Señor; realmente ya éramos musulmanes.

Corán, 28:52-53

Quienes se han convertido al Islam, aquellos que han elegido el Islam sobre la religión en la que nacieron y han regresado al estado natural del Islam, han sentido esta atracción innegable más que la mayoría.

Yo, personalmente, la sentí cuando era una joven madre cristiana lidiando con la trágica muerte de mi abuela. La misma noche que escuché la desgarradora noticia, lloré en la oscuridad de mi habitación y no tenía idea de cómo afrontar la pérdida.

De repente, sentí una intensa necesidad de levantarme y leer una traducción al inglés del Corán que me había dado un amigo. Estaba encima de un estante alto y no llegué a cogerlo en ese mismo momento. Pasarían algunas semanas más de duelo antes de que decidiera abrir el Corán y finalmente ver de qué trataba.

Respondiendo a lo incontestable

La búsqueda de respuestas a las grandes preguntas de la vida puede generar una gran angustia. Las personas de todas las religiones, e incluso las no religiosas, en algún momento pueden encontrarse en un estado de contemplación sobre el Universo y todo lo que hay en él.

Las preguntas que requieren respuestas, pero son aparentemente incontestables, pueden lastrar el alma humana como un cactus sediento en un desierto árido. Por ejemplo:

  • “¿Por qué fuimos creados?”.
  • “¿Cuál es el propósito de la vida?”.
  • “¿Por qué sufren tanto los humanos?”.

Estas son solo algunas de las preguntas que pesan a la mente humana y causan una inmensa angustia a la persona que busca una respuesta y no la tiene. Pero el poder del Corán para responderlas en inmenso.

Recuerdo una vez que vi a una prima mía despertarse por la noche gritando porque tenía mucho miedo a la muerte y no sabía qué pasaría después de su muerte.

Yo también tuve miedo y me despertaba con sudores fríos cuando estaba en la universidad. No fue hasta que comencé a leer el Corán que encontré respuestas a todas las preguntas, incluida la existencia de una vida después de la muerte en el Yannah.

Mientras continuaba leyendo el Corán, empapando las páginas con lágrimas de gratitud hacia el Único Dios por su guía, supe que tenía que tomar la Shahadah y contarme entre los musulmanes. Lo hice hace más de 22 años.

Ayuda en tiempos difíciles

Quienes critican el Islam no quieren saber qué camino te llevó a la creencia islámica, ya sea por nacimiento o por elección. Lo que hacen es agrupar a todos los musulmanes como los “otros” y los colocan bajo una “culpabilidad por asociación” compartida en términos de las acciones de unas pocas almas descarriadas que participan en actos de terror.

En momentos en que los musulmanes son mal entendidos y difamados, el Poder del Corán atrae al creyente de nuevo para que lea las páginas que contienen y recite este Mensaje Final de Dios Todopoderoso.

¿Cuántas veces has sentido angustia o pánico en tu vida? Y, sin siquiera pensarlo, las palabras que has memorizado del Corán te vienen sin esfuerzo a la boca. Esta es solo una de las formas en que el Corán consuela a los creyentes.

Cuando me encuentro con una situación urgente o un desastre inesperado en mi vida, mis labios comienzan a moverse por sí solos y recitan el capítulo Al Fatihah, que sale fluidamente de mi boca que no habla árabe.

La tranquilidad que se encuentra en el Corán tranquiliza el alma y aporta una sensación de calma a cualquier situación. Incluso escuchar una grabación del Corán tiene un efecto medicinal que cura y alivia el espíritu humano. Es un verdadero regalo y misericordia para toda la humanidad de nuestro Creador.

Guía para la existencia humana

En muchas sociedades no musulmanas vemos a un gran número de personas que luchan con varios aspectos de la vida, como la adicción a las drogas u otro vicio. Sin embargo, el Corán sirve como una guía para la vida que les dice a los musulmanes cuál es la mejor manera de vivir, cómo diferenciar entre el bien y el mal, e incluso describe las leyes que ayudan a los miembros más débiles de la sociedad.

El Corán tiene el poder de cambiar los corazones y las mentes porque puede llegar a aquellas personas que han sido rechazadas por la sociedad, como los pobres, los ancianos, las mujeres y los huérfanos. El Noble Corán eleva a estas personas con un texto cautivador que captura el corazón y toca el alma humana.

No existe ningún otro texto religioso ni ningún libro que pueda estar a la altura de un solo capítulo del Corán. Este libro Divino es una misericordia de Dios y un regalo para la humanidad.

Este es un artículo del archivo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.

About Sumayyah Meehan
Sumayyah Meehan reverted to Islam over 23 years ago. She is a Waynesburg University graduate with a BA in Criminal Justice. Sumayyah is a journalist, marketer and freelance graphic designer. She is also a single-mother residing in North Carolina with her children.