El equilibrio de la Surah Al-Fatiha

Karamy Singateh nos presenta en un breve vídeo una explicación sobre el equilibrio, tanto en la forma como en los términos usados, que encontramos en el Surah Al-Fatiha. Este equilibrio presenta una introducción perfecta a la creencia en Dios y nuestra relación con Él.

Traducción del Surah Al-Fatiha

(1) En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.
(2) Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos.
(3) El Misericordioso, el Compasivo.
(4) Rey del Día de la Retribución.
(5) Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda.
(6) Guíanos por el camino recto,
(7) el camino de los que has favorecido, no el de los que son motivo de ira, ni el de los extraviados.

Corán, 1.

Introducción a la creencia en Dios

El Surah Al-Fatiha es la introducción a Dios y es la introducción al Libro de Dios. Una introducción concisa de lo que es el Islam

Un aspecto fascinante del Corán es que no solo te da lecciones a través de lo que te dice, sino de cómo te lo dice. 

Este Surah empieza con: “Bismi Allah Ar-Rahmani Ar-Rahimi”. Empieza en el nombre de Dios, el Misericordioso y el Compasivo. Este es el encabezado de todos los Surah. 

Según la opinión de mucho eruditos, en la Surah Al-Fatiha la basamala constituye un un versículo. Pero aún así constituye el encabezado. 

Fijándonos en la coherencia de este Surah lo primero que nos llama la atención es que está dividido en dos partes. Una de ellas habla de dios y la segunda de nuestra relación con Dios. 

La primera mitad describe a Dios: La alabanza y el agradecimiento corresponde a Dios, señor de todo lo que existe, muy misericordioso y muy clemente, soberano del Día del Juicio. 

La segunda mitad es nuestra relación con Dios: a ti nos reconocemos sujetos y de ti buscamos la ayuda, guíanos por el sendero recto, el camino de los que has favorecido, no el de los que son motivo de ira, ni el de los extraviados.

Las dos partes del Surah

Por tanto, en primer lugar vemos que está dividido en dos mitades.

Llama la atención que incluso el versículo del medio “Iyyaaka na’budu wa iyyaaka nastai’in” -a Ti nos reconocemos sujetos y de Ti buscamos la ayuda- también está dividido en dos. 

Es decir “Iyyaaka na’budu” -a ti adoramos-,  es lo que nosotros te damos. “Iyyaaka nastai’in” es lo que de Ti pedimos nosotros. Por tanto la primera mitad se sigue refiriendo a Dios y la segunda mitad a los seres humanos y su relación con Dios.

La primera mitad está expresada en tercera persona y la segunda mitad en segunda persona. 

Dado que la primera mitad se refiere a Dios y está describiendo a Dios, sólo incluye sustantivos. “Hamd” -alabanza-; “Allah” -Dios-; “Rabb” -Señor-; “Al-alamiin” -mundos-; “Rahman” -El misericordioso-; “Rahim” -El compasivo-; “Malik” -Soberano-; “yaum” -día-; “Din” -retribución-; solo encontraos sustantivos.  

La segunda mitad que empieza con “Iyyaaka na’budu” -a Ti adoramos- ya empieza a utilizar verbos. “iyyaaka nastai’in” -y de Ti buscamos la ayuda; “Ihdinaa” -guíanos-. ¿Qué relevancia tiene esto?

¿Por qué está dividido dos mitades el Surah Al-Fatiha?

Como hemos dicho en muchas ocasiones, los sustantivos aluden a cosas incambiables, fijas. Dado que la primera mitad del Surah está describiendo a Dios sólo utiliza sustantivos. Es decir, la Trascendencia y la eternidad de Dios se refleja en el tipo de palabras que se usan.

Solo existen sustantivos porque se está introduciendo a Dios, que es totalmente inmutable y trascendente. Sin embargo, cuando se trata de la creación y de nuestra relación con Dios, dado que somos seres efímeros, desde el primer momento ya se utilizan verbos: “Iyyaaka na’budu wa iyyaaka nastai’in”.

Este perfecto equilibrio entre las dos mitades y el tipo de palabras que utilizan se ve acentuado por el hecho de que dentro de cada mitad se refleja de nuevo este mismo equilibrio. 

El equilibrio en esta Surah

Hay personas que tienen un concepto de dios que se basa en que todo es la misericordia de Dios. Todo basado en que Dios nos quiere y Dios no nos va a juzgar, y se olvidan de que Dios es el Dueño y es El que va a juzgar.

Luego hay otras personas que se centran tanto en el hecho de que Dios va a juzgarnos que desesperan de la misericordia. Creen que jamás se les va conceder misericordia y ven a Dios como un castigador. 

Si os fijáis esta Surah construye una imagen equilibrada de Dios combinando atributos positivos con atributos de dominio: alabanza/señorío, misericordia/señorío.

Ahora bien, si nuestro concepto de Dios es equilibrado, nuestra relación con Dios tiene que ser equilibrada. Fijaos que la segunda mitad, que se centra en esa relación con Dios, también enfatiza el equilibrio de una forma notable. 

Así que vemos que la Surah Al-Fatiha simplemente es perfecta. No puedes mover ni una letra ni una palabra sin afectar al perfecto equilibrio que conlleva; y esto no ha sido más que un repaso muy breve.

Dios es perfecto, Su palabra es perfecta y la introducción a Él está perfectamente equilibrada.