¿Cómo fue la recopilación del Corán?

La forma en que el Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) dejó el material de la Revelación tras su muerte fue la más adecuada para que sus Compañeros llevaran a cabo la recopilación del Corán dado que:

– Todas las partes de la revelación estaban disponibles tanto en forma escrita como memorizadas por los Compañeros.

– Todas las partes estaban disponibles en material de escritura suelto, lo que facilitaba su ordenación.

– El orden de las aleyas dentro de cada Sura se había fijado de forma escrita, así como en la memoria de los Compañeros. De manera similar, los Compañeros memorizaron el orden de las Suras.

La mejor forma para la recopilación del Corán

¿Qué forma podría haber sido mejor que tener todo el contenido de la Revelación escrito a mano así como memorizada por los musulmanes, y tener el orden y lugar ya determinados, parcialmente en forma escrita y completamente en la memoria de las personas?

Es por estas razones que un erudito, al-Hariz al-Muhasibi, en su libro Kitab ahm as-Sunan, resumió la primera fase de la recopilación del Corán de forma escrita en las siguientes palabras:

Escribir el Corán no fue una novedad. El Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) solía ordenar que se escribiera. Pero estaba en piezas separadas, en trozos de cuero, escápulas y roturas de palma.

Cuando Abu Bakr As-Siddiq ordenó que se copiara de varios lugares a un lugar común, que tenía forma de folios, estos materiales se encontraban en la casa del Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) en la que el Corán estaba en diferentes parte, lo juntó todo y lo ató con una cuerda para que nada se perdiera. (Suyuti, Itqan, I, pág.58)

Es obvio que la historia del texto coránico no se puede comparar con la de otras Escrituras Sagradas. Mientras que los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, por ejemplo, fueron escritos, editados y compilados durante largos períodos, a veces siglos, el texto del Corán, una vez que cesó la revelación, ha permanecido igual hasta el día de hoy.

Suhuf y Mushaf

Las dos palabras se derivan de la misma raíz Sahafa, “escribir”. La palabra suhuf también aparece en el Corán (87:19) que significa escritura u hojas escritas.

Suhuf (sg. sahifa) significa piezas sueltas de material de escritura, como papel, piel, papiro, etc.

Mushaf (pl. masahif) significa los suhuf recolectados, reunido en un orden fijo, como entre dos cubiertas, en un volumen.

En la historia de la recopilación del Corán, suhuf se refiere las hojas en las que se recopiló el Corán en la época de Abu Bakr As-Siddiq. En estos suhuf se fijaba el orden de las aleyas -versículos- dentro de cada Sura, capítulo. Pero las hojas con las Suras estaban todavía en una disposición suelta, es decir, no estaban encuadernadas en un volumen.

Mushaf en el contexto actual significa las hojas en las que se recopiló el Corán en el tiempo de ʻUthman ibn ʻAffan (que Allah esté complacido con él).

En ese momento se fijó tanto el orden de la aleya dentro de cada Sura como el orden de las hojas.

Hoy en día también llamamos mushaf a cualquier copia del Corán, que tenga tanto el orden de las aleyas como las suras.

Cómo se hicieron los suhuf

La tradición nos informa que en la batalla de Yamama (11/633), en la época de Abu Bakr As-Siddiq (que Allah esté complacido con él), murieron algunos musulmanes que habían memorizado el Corán. Por lo tanto, se temía que, a menos que se preparara una copia escrita del Corán, se pudiera perder una gran parte de la revelación. Este es el relato del Sahih de al-Bukhari:

Fue transmitido por Zayd ibn Zabit Al-Ansari (que Allah esté complacido con él), uno de los escribas de la Revelación:

Abu Bakr envió a buscarme después de las bajas entre los guerreros (de la batalla) de Yamama (donde un gran número de Qurra -quienes habían memorizado el Corán- fueron asesinados). ʻUmar había estado con Abu Bakr (que Allah esté complacido con él), quien dijo:

Umar ha venido a mí y me ha dicho que la gente ha sufrido muchas bajas el día de (la batalla de) Yamama, y ​​me temo que habrá bajas entre los Qurra’ (aquellos que memorizaron el Corán) en otros lugares, por lo que una gran parte del Corán puede perderse, a menos que lo recojas. Y soy de la opinión de que debes recopilar el Corán.

Preocupaciones y reservas

Abu Bakr respondió:

Le dije a Umar: “¿Cómo puedo hacer algo que el Mensajero de Allah no ha hecho?”. Umar me dijo (a mí): “Por Allah, es (realmente) algo bueno”.

De modo que ‘Umar siguió presionando para persuadirme de que aceptara su propuesta, hasta que Allah me abrió el pecho y tuve la misma opinión que Umar .

Zayd ibn Zabit agregó: Umar estaba sentado con él (Abu Bakr) y no hablaba. Abu Bakr me dijo (a mí): Eres un joven sabio y no sospechamos de ti (de decir mentiras o de olvidar); y solías escribir la Inspiración Divina para el Mensajero de Allah. Por lo tanto, busca el Corán y recógelo (en un manuscrito).

Por Allah, si él (Abu Bakr) me hubiera ordenado que moviera una de montañas (de su lugar), no habría sido más difícil para mí de lo que me había ordenado en relación con la recopilación del Corán. Les dije a ambos: “¿Cómo se atreven a hacer algo que el Profeta no ha hecho?”

Abu Bakr dijo: “Por Allah, es (realmente) algo bueno”.

Así que seguí discutiendo con él sobre esto hasta que Allah abrió mi pecho como había abierto los pechos de Abu Bakr y Umar.

Zaid comienza la bendita tarea de la recopilación del Corán

Así que comencé a localizar el material coránico y a recolectar de pergaminos, escápulas, tallos de palmeras datileras y de los recuerdos de hombres (que se lo sabían de memoria).

Encontré con Juzaima dos versos de Surah At-Tawbah que no había encontrado con nadie más (y eran):

En verdad que os ha llegado un Mensajero salido de vosotros mismos; es penoso para él que sufráis algún mal, está empeñado en vosotros y con los creyentes es benévolo y compasivo.

Corán, 9:128

El manuscrito en el que se recopiló el Corán permaneció con Abu Bakr hasta que Allah se lo llevó a Él, y luego con Umar hasta que Allah se lo llevó a Él, y finalmente permaneció con Hafsah, la hija de Umar. (al-Bukhari, VI, núm. 201.)

Un Proceso de 3 pasos

Podemos distinguir los siguientes pasos en la recopilación del Corán que llevaron a la preparación de los suhuf:

– Abu Bakr As-Siddiq (que Allah esté complacido con él) le dio instrucciones a Zayd ibn Zabit de llevar a cabo la recopilación del Corán.

– Zayd ibn Zabit lo recopiló de varios materiales escritos y los recuerdos de las personas.

– Las hojas resultante quedaron a cargo de Abu Bakr, luego Umar ibn Al-Jattab, luego Hafsah bint ʻUmar ibn Al-Jattab (que Allah esté complacido con todos ellos).

Referencias: Tomado con ligeras modificaciones del libro: Ulum Al-Quran: Introducción a las ciencias del Corán.

Este es un artículo del archivo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.

About Ahmad Von Denffer
Ahmad Von Denffer was born in Germany in 1949. He is working for the Islamic Center, Munich, Germany. He has various publications in different languages.