Los afluentes de la fe: la educación espiritual

La definición de los términos es muy importante para entendernos y saber de lo que hablamos. En los artículos  previos hemos hablado sobre qué es la fe y qué es la purificación espiritual y su importancia. En este artículo hablaremos sobre cómo poner esto en práctica, sobre la educación espiritual. 

El despertar espiritual

El primer paso del camino de la educación espiritual, que es uno que se recorre a través de la práctica y no solo la teoría, es el despertar espiritual. 

El despertar espiritual, también llamado ‘at-tawbah’, el volverse o arrepentirse, es el momento en que la persona siente la necesidad de la búsqueda de Dios para completar o complementar su humanidad y creencia.

Esto puede llegar por un insatisfacción con la vida mundana, independientemente del éxito o fracaso en esta. Por esto se busca un significado más allá de esta. Se traduce en un preocupación por la próxima vida, que es eterna.

El primer paso de la educación espiritual es alejarse de la idolatría, luego la preocupación por llevar a cabo aquello que Dios no ha encomendado y alejarnos de lo que nos ha prohibido y por último esforzarnos por vivir siendo conscientes y recordar a Dios en todo momento. Este es el grado del Ihsan, de aquellos que han alcanzado la excelencia.

El primer paso de la educación espiritual en el Corán

El Primer paso de le educación espiritual, como nos dice Allah en el Corán, es volverse a Allah en arrepentimiento y purificación:

¡Vosotros que creéis! Volveos a Allah sinceramente para que vuestro Señor cubra vuestras maldades y os haga entrar en jardines por cuyo suelo corren los ríos. El día en que Allah no humillará ni al Profeta ni a los que hayan creído con él. Su propia luz correrá delante de ellos y a su derecha. Dirán: ¡Señor nuestro! Colma nuestra luz y perdónanos, realmente Tú tienes poder sobre todas las cosas. 

Corán, 66:08

Y volveos a Allah todos, oh creyentes, para que podáis tener éxito. 

Corán, 24:31

Es cierto que Allah ama a los que se vuelven a Él y a los que se purifican.

Corán, 2:222

En un Hadiz el Profeta, que Allah le dé su gracia y paz dijo:

Todo hijo de Adam se equivoca, pero los mejores de entre quienes se equivocan son aquellos que se arrepienten.

Tirmidi

Y en otro nos dijo:

Si los siervos no se equivocaran Dios haría una creación nueva que se equivocara y se volviera a Él en arrepentimiento.

Al Hakim

Esto significa que somos seres humanos y como tales nos equivocamos y cometemos faltas. Lo importante es volverse a Dios cuando esto sucede y buscar cuál es el propósito de nuestra existencia. El volvernos a Él eleva nuestro espíritu y nos hace más humanos y el seguir nuestras pasiones no rebaja y no hace más animales. 

Toda persona nace libre y pura, no cargamos con la faltas de nadie. Pero el mundo nos condiciona. Buscar nuestro destino y recuperar la naturaleza primigenia, volvernos a Allah y reconocerle, es el primer paso de la educación espiritual.

Esto se llama At-Tawbah. Y es el primer paso del camino, del suluk. El destino de este camino es conocer a Dios y rendirle sumisión absoluta. Este es solo punto de partida.

Las condiciones del camino de la educación espiritual

Emprender el camino espiritual tiene tres condiciones:

1. La primera condición es la voluntad y la sinceridad

La voluntad y consciencia de emprender el camino. El tomar la decisión; poner la intención de mantener nuestro compromiso para con Dios y con uno mismo. Esto es As-Sidq, la veracidad y sinceridad.

Entre los creyentes hay hombres que han sido fieles a su compromiso con Allah, algunos han cumplido ya su compromiso y otros esperan sin haber variado en absoluto. Para que Allah recompense a los veraces por su lealtad.

Corán, 33:23-24

En un Hadiz el Profeta nos dijo:

Aferraos a la sinceridad, pues la sinceridad lleva al bien y el bien al Paraíso.

Muslim

El lugar del Sidq está en el corazón. 

2. La segunda condición es de la educación espiritual es la compañía

La segunda condición es de la educación espiritual es encontrar el guía y/o los compañeros que nos puedan enseñar el camino y acompañarnos.

El guía nos aconseja, nos ayuda y nos previene. Conoce bien el camino. Mientras que los compañeros nos dan apoyo, ayuda y ánimos. 

En el Corán esto se llama As-Suhba. Los compañeros del Profeta son el mejor ejemplo de esto. Vivir entre hermanos nos facilita el camino del esfuerzo, el interno y el externo. 

En un Hadiz el Profeta nos dijo:

El creyente que vive entre la gente y es paciente con sus molestias es mejor que el que no se mezcla con ellos y no es paciente.

El compañerismo es tan importante que es una condición del camino. Allah dice en el Corán:

¡Vosotros que creéis! Temed a Allah y permaneced con los veraces. 

Corán, 9:119

Y en otro Hadiz encontramos:

La persona sigue la religión de su amigo cercano así que cuidar quién tomas como amigo.

3. La tercera condición es el Dhikr

La tercera condición del camino de la educación espiritual es el Dhikr. El recuerdo y consciencia de Dios.

¿Acaso quien estaba muerto y lo devolvimos a la vida dándole una luz con la que camina entre la gente, es como quien está en oscuridad y sin salida? Así es como hacemos que a los incrédulos les parezca hermoso lo que hacen. 

Corán, 6:122

Esto es porque el recuerdo de Dios es lo que da vida a los corazones. La vida y la muerte verdaderas son las del alma, las del corazón. Todo depende de la vida de nuestro corazón. Dijo el Profeta, que la paz sea con él:

El ejemplos de quien recuerda a su señor y quien no lo recuerda es como quien está vivo y quien está muerto.

Bujari y Muslim