fbpx


Support AboutIslam.. Where Muslim Youthh Find Answers

Las enseñanzas espirituales del Ramadán del Profeta Muhamamd

Fue el Profeta Muhammad (la paz sea con él) quien nos hizo levantar la vista del polvo de abajo para ver la gloria de los cielos estrellados arriba. Él nos llevó desde las profundidades de las tinieblas a la grandeza de la luz de Dios.

El profeta Mahoma fue quien nos guió a romper nuestras estatuas de piedra y dioses de madera. Fue él quien nos sacó de la inmundicia de la idolatría para saborear la serenidad de la trascendencia de Dios.

Fue en la Noche del Poder, en un Ramadán, que el Corán descendió sobre Muhammad (la paz sea con él), y recibió los primeros versículos en la Cueva de Hira.

Ads by Muslim Ad Network

Desde entonces, el Profeta Muhammad nos ha enseñado cómo celebrar el Ramadán con días de ayuno y noches de oración. Nos enseño a honrar cada día de Ramadán como un día de paciencia a través del ayuno, y cada noche como una noche de gratitud a través de las oraciones.

Una transformación inesperada

Fue nada menos que milagroso cómo el Profeta Muhammad reformó y perfeccionó a esas tribus rebeldes de Arabia y las transformó en ascetas piadosos, disciplinados y temerosos de Dios, que rezaban en la mezquita cinco veces al día buscando la guía de Dios.

E imagina esas mismas personas, que alguna vez se deleitaron con los placeres del “vino y las mujeres”, ahora podían pasar todo el mes de Ramadán en ayuno y oraciones.

Ads by Muslim Ad Network

En los corazones de sus seguidores, el Profeta Muhammad inculcó el amor y el temor de Dios y el amor por la humanidad. Su ejemplo fue inspirador e irresistible; y cada uno de ellos se mostró ansioso por ser su seguidor más cercano.

Para ellos era el más sincero y cordial de los líderes. Y su vida estaba abierta ante ellos como un libro; podían verlo practicar, de cerca y en su propia vida, lo predicaba.

Dejar que reine el Espíritu

El profeta Muhammad demostró a su gente que este mundo es menos importante que el otro y que el cuerpo es menos importante que el alma. En el ayuno, el Profeta Muhammad les enseñó paso a paso cómo ignorar las demandas físicas para que el espíritu reine.

Abandonar la comida, la bebida y el sexo fue sólo el preludio de la siguiente etapa de mayor significado para conquistar la avidez y la codicia, la lujuria y el libertinaje; para liberar la mente de los vuelos de la pasión y los ataques de temperamento. De hecho, el Profeta Muhammad dijo:

La persona fuerte no es la que puede derribar a otra. La persona fuerte es aquella que puede controlarse cuando está enfadada.

Al-Bujari

También sobre el efecto del ayuno en el comportamiento de uno, el Profeta dijo:

El ayuno es un escudo, por lo que el que ayuna debe evitar el lenguaje obsceno y el comportamiento ignorante. Si alguien abusa de él o comienza a pelear con él, debe responder diciendo: ‘Estoy ayunando. Estoy ayunando’.

Al-Bujari

Uno de los aspectos del ayuno, según el Profeta Muhammad, es la voluntad no solo de renunciar a la autocomplacencia, sino de sentir la necesidad de nuestro hermano como propia. Y nadie fue más bondadoso y generoso que el Mensajero de Dios; y su generosidad alcanzaba su punto máximo en Ramadán. (Al-Bujari)

El Profeta Muhammad enfatizó la importancia de tratar bien a las personas cuando dijo:

Haz las cosas fáciles para las personas y no las hagas difíciles, y anima a las personas y no las alejes.

Al-Bujari

También dijo:

La más amada de las acciones para Dios es alegrar a otro musulmán, eliminar una dificultad que le ha sucedido, pagar una deuda que tiene o librarle del hambre. Es más querido para acompañar a mi hermano musulmán para atender una de sus necesidades que recluirme en la mezquita durante un mes…

Tabarani

El corazón de quien ayuna con sinceridad está abierto a la contemplación de la magnificencia de las innumerables bondades de Dios. Por eso el Profeta pidió a sus seguidores que evitaran la glotonería:

La comida de dos personas es suficiente para tres, y la comida de tres personas es suficiente para cuatro.

Al-Bujari

Buen carácter en las dificultades

Dios es el Misericordioso y ha expresado Su Misericordia hacia nosotros, Sus criaturas, mediante el envío de Su último mensajero, Muhammad, como encarnación de la misericordia. El Profeta dijo:

Ten piedad de los que están en la tierra para que Aquel que está en el Cielo tenga piedad de vosotros.

Tirmidi

No es creyente quien come hasta saciarse cuando su vecino tiene hambre.

Bayhaqi

Por lo tanto no es sorprendente que los Compañeros del Profeta Muhammad lo amaran tanto, ya que era el hombre más amable, que mostraba su misericordia no solo con los humanos sino con todas criaturas del mundo

Ningún líder podría ser más considerado y atento con sus seguidores que Muhammad. Nunca permitió que ningún musulmán llevara una carga más pesada de la que podía soportar, como enseña Dios mismo.

Porque él era muy consciente de las debilidades de la gente; y eso es evidente en su consideración por sus seguidores con el ayuno.

Enseñó a los musulmanes a retrasar el Sahur (la comida de antes del amanecer cuando se ayuna) hasta un poco antes de la Oración del Amanecer. Y le enseño a no retrasar el Iftar (la comida para romper el ayuno) después de la llamada a la Oración del Atardecer para no poner más presión a quienes ayunan.

Durante los viajes en Ramadán, el Profeta Muhammad ayunaba o rompía su ayuno; y permitió que sus compañeros eligieran entre los dos, según su capacidad.

Cabe señalar que el Profeta Muhammad no especificó una distancia particular en el viaje como límite mínimo para que una persona rompa el ayuno. Sus Compañeros a veces rompieron el ayuno inmediatamente después de salir de casa, porque este fue el ejemplo dado por el mismo Profeta.

De manera similar, durante los momentos de calor o sed, se les permitía refrescarse echándose agua sobre la cabeza, y el Profeta mismo lo hizo.

Su ejemplo en cuanto a relacionarse con sus esposas durante el Ramadán no fue diferente; solo prohibió aquellos actos que romperían el ayuno por el día.

En cuanto a las Oraciones de Tarawih (las oraciones nocturnas supererogatorias realizadas en Ramadán), se ha transmitido que el Profeta comenzó a rezarlas en congregación y luego se detuvo, temiendo que tales oraciones se volverían obligatorias si continuaba rezándolas en congregación.

Por lo tanto, si bien demostró a través de su ejemplo que las oraciones de Tarawih es mejor hacerlas en congregación, permitió la indulgencia en el asunto por su misericordia.

Reclusión: refrescando el alma

Uno de los momentos más importantes del Ramadán para los musulmanes es buscar la Laylat al-Qadr (la Noche del Poder) durante los últimos diez días.

Un acto de adoración que el Profeta Muhammad enfatizó particularmente durante este tiempo es el Itikaf, que es un retiro espiritual en el que uno se confina en una mezquita para dedicar su tiempo por completo a la adoración y el recuerdo de Dios.

En estos días modernos en que la gente anhela la indulgencia en los placeres efímeros, necesitamos volver al retiro de la casa de oración de vez en cuando; que es esencial para el rejuvenecimiento espiritual de y el regreso al Creador.

El Profeta Muhammad nos ha enseñado cómo usar el Ramadán como un mes para disciplinar nuestras pasiones intransigentes, para renunciar a nuestros deseos de gratificación propia y para practicar la resistencia paciente frente a las dificultades.

Nos exhortó a que, especialmente durante el Ramadán, es nuestro deber apoyar y animar a nuestros prójimos menos afortunados.

Sobre todo, Ramadán es un mes para contemplar la Gracia y la Generosidad de Dios Todopoderoso, para volvernos a nuestro Señor y para buscar sinceramente Su perdón.

About Professor Shahul Hameed
Professor Shahul Hameed is an Islamic consultant. He also held the position of the President of the Kerala Islamic Mission, Calicut, India. He is the author of three books on Islam published in the Malayalam language. His books are on comparative religion, the status of women, and science and human values.