El secreto del contentamiento es la creencia en el decreto

El conocimiento de que nada en absoluto en este universo puede escapar del alcance de Dios -la creencia en el decreto- derrama paz y tranquilidad en el corazón del creyente.

Confía en el plan de Dios

No importa cuán problemáticas sean las circunstancias o cuán oscura sea la situación, siempre suceden bajo la Voluntad de Dios:

Allah es Invencible en Su mandato, sin embargo la mayoría de los hombres no lo saben.

Corán 12:21

Ésta es la confianza que un musulmán deposita en su Señor después de haber cumplido con lo que él tenía que hacer.

El musulmán pone su confianza en Dios y se siente tranquilo con lo que le depara el futuro después de completar el trabajo, la planificación y las precauciones necesarias que Dios le ha confiado.

No tiene sentido sentir estrés y ansiedad por circunstancias de la vida que están más allá de nuestra capacidad. Quizás uno se arrepienta de las omisiones y se culpa a sí mismo por la negligencia, pero los giros del destino en los que uno no tiene nada que ver no dejan lugar al arrepentimiento o la culpa y, en consecuencia, no hay estrés ni duda.

Con esta confianza y creencia en el decreto, uno se enfrenta a la vida con certeza y coraje. Sin ella, las almas están vacías de Dios y los eventos se ven como olas que van y vienen, en las que algunos se ahogan y otros sobreviven. Viven controlados por los caprichos de su corazón y plagados de imprevistos y dudas.

La creencia en el decreto, la predestinación, imbuye al alma de audacia para afrontar los desafíos de hoy y de mañana y da a los sucesos que fluyen en la vida una nueva identidad que se aborda con satisfacción en lugar de ansiedad. Tal creencia nos hace enfrentar, mientras sonreímos, la pérdida del alma y las pertenencias, que es el significado de las palabras de Dios:

Di: No nos ocurre sino lo que Allah ha escrito para nosotros. Él es Quien vela por nosotros y en Allah se confían los creyentes. Di: ¿Qué esperáis que nos pase, si sólo nos puede ocurrir uno de los dos bienes? (martirio o victoria)?

Corán, 9:51-2

Sea cual sea, todos los resultados son buenos para los creyentes; ya sea ganando la batalla o muriendo en el intento, que es incluso superior, ya que les otorga la recompensa segura y eterna de Dios.

¿Cómo encontrar la satisfacción?

Para las personas sin religión, ya salgan victoriosas o derrotadas, es  seguro que el castigo los alcanzará tarde o temprano:

(…) Mientras que nosotros, en lo que se refiere a vosotros, esperamos que Allah os aflija con un castigo directo Suyo o por medio de nuestras manos? Así pues, esperad que nosotros también esperamos.

Corán, 9:52

La separación de Dios, a través de la desconfianza en Él y en su bondad, vuelve pesimista a la persona. Las almas no encontrarán descanso hasta que estén tenga una creencia firme y pura en Dios, sumisión a Él, contentamiento con lo que Él ha ordenado y aceptación de lo peor que podría suceder como Su Decreto del cual no hay escapatoria, según las instrucciones del Profeta :

Ningún esclavo de Allah creerá verdaderamente hasta que crea en el Decreto, lo bueno y lo malo de él; y ​​hasta que se dé cuenta de que lo que le ha sucedido no lo podía escapar y lo que le ha fallado no le podía suceder.

At-Tirmidhi

Tener esta creencia en el decreto libera a uno del estrés y el dolor, y nos hace libres de pesadas cargas y ansiedades. Por esto, el Profeta dijo:

De la felicidad del hijo de Adán es su aceptación de lo que Allah ha decretado para él, y de la miseria del hijo de Adán es su rechazo de lo que Allah ha decretado para él.

At-Tirmidhi

Creencia en el decreto: aceptar el Qadar

Sin embargo, debe enfatizarse que la aceptación y la sumisión al decreto comienza cuando las circunstancias están más allá de la voluntad ordinaria de control y fuera del dominio de la libre elección. No podemos escondernos detrás del destino como excusa cuando uno puede o no hacer algo.

Al observar los giros del destino, que están más allá de nuestro libre albedrío, y al discernir la obra de Dios en los resultados, ya sean dulces o amargos, nuestras emociones se regulan y se evita que se vuelvan intensas o exageradas.

Esta moderación es característica de personas sabias y experimentadas, que están templadas en su alegría y tristeza, y en sus reacciones generales, encontrando lo agradable o desagradable con sentimientos tranquilos. Esta es la esencia de las palabras de Dios:

No hay nada que ocurra en la tierra o en vosotros mismos, sin que esté en un libro antes de que lo hayamos causado. Eso es fácil para Allah. Para que no os desesperéis por lo que perdáis ni os alegréis, arrogantes, por lo que os da. Allah no ama al que se vanagloria o es jactancioso.

Corán, 57:22-3

El objetivo no es prevenir las sensaciones naturales de dolor o placer; si no la restricción de la indulgencia abrumadora, ya sea un gozo excesivo cuyo éxtasis puede distraer de lo que es correcto o un dolor excesivo cuya agonía puede aplastar la voluntad.

Dale Carnegie dice en Cómo dejar de preocuparse y empezar a vivir:

“Nadie que vive tiene suficiente emoción y vigor para luchar contra lo inevitable y, al mismo tiempo, lo suficiente para crear una nueva vida. Escoge una o la otra. Puedes doblarte con las inevitables tormentas de la vida, o puedes resistirlas y romperte”.

Discernir con claridad la obra de Dios en todos los sucesos, como fruto de la creencia en el decreto, evita que las emociones fluctúen en niveles altos y bajos y las vuelve moderadas, controladas e indulgentes frente a las aflicciones.

La analogía de un creyente es la de una tierna planta fresca; de cualquier dirección que venga el viento, se dobla. Pero cuando el viento amaina, vuelve a enderezarse; así es el creyente cuando está afligido por calamidades, mientras que el impío es como un pino que se mantiene rígido y recto, hasta que Allah lo rompe cuando Él quiere.

Al-Bujari

Este es un artículo del archivo de aboutislam.net, puedes leer la versión original en inglés aquí.