fbpx


Visitez notre section française & Consultez notre contenu en français.

El mejor consejo para maximizar el Laylatul Qadr

Allah ha bendecido estas diez últimas noches de Ramadán con quizás la mayor bendición de tiempo que nos ha dado como musulmanes: Es el Laylatul Qadr.

No hay marco de tiempo más bendito que la noche del Laylatul Qadr. Ese es el pináculo, la reina de todos los marcos de tiempo en todo el año. No hay noche más bendita y santa que esta noche de Poder.

Allah ha mencionado múltiples versos sobre el Laylatul Qadr, entre ellos está el comienzo del capítulo 44:1-6.

Hay dos párrafos en el Corán sobre Laylatul Qadr: el comienzo del capítulo Ad-Dujan y todo el capítulo Al-Qadr.

Al comienzo del capítulo Ad-Dujan, Allah hace un juramento por el magnífico Corán:

(1) Ha, Mim! (2) ¡Por el Libro clarificador! (3) Lo hicimos descender en una noche bendita; en verdad somos advertidores. (4) En ella se distribuye todo asunto sabio. (5) Mandato que procede de Nos. Nosotros somos Quienes lo hemos enviado. (6) Como misericordia de tu Señor, Él es Quien oye, Quien sabe.

Corán 44:1-6

Participar en la adoración

Allah decide todos los asuntos en la noche del Poder. Los eruditos dicen que las decisiones no se toman en el Laylatul Qadr, sino se anuncian en el Laylatul Qadr para el próximo año. Se anuncia al grupo más alto de ángeles.

En el Laylatul Qadr, se hacen los anuncios y se asignan las responsabilidades a los ángeles para el próximo año. Ibn Abbas dijo que:

“En el Laylatul Qadr, es posible que una persona esté preparando su cama y ni siquiera sepa que ha llegado el anuncio de que morirá ese año”.

En ese día, se anunciará la decisión de Allah de que fulano de tal morirá, y él no se da cuenta porque no está adorando a Allah ese día.

Entonces, lo importante es que, dado a que es el momento del anuncio, debemos participar en la adoración de Allah.

Un bono

Allah ha bendecido nuestra Ummah con el Laylatul Qadr, ninguna ummah anterior había recibido el Laylatul Qadr. Se menciona en un Hadiz que no es del todo auténtico, pero el concepto es válido.

Algunos de los compañeros dijeron:

“Oh, mensajero de Allah, el Corán nos cuenta historias de generaciones anteriores que vivieron durante mucho tiempo, durante 950 años, ¿cómo podemos competir con ellos cuando solo tenemos 60-70 años?”

Allah bendijo a esta ummah con el Laylatul Qadr para que la adoración de esta noche te dé más recopensa que la adoración de toda una vida.

Todos sabemos que mil meses son más que 83 años, y ¿quién de nosotros adora 83 años? Aunque vivamos 83 años, la mitad está en dormir y ganar dinero, una tercera parte está en perder el tiempo con esto y aquello… De hecho, adoramos menos del 5% de nuestro tiempo.

Pero si adoramos en el Laylatul Qadr, obtenemos un bono que es simplemente inimaginable: como si pasaramos 83 años completos de nuestra vida en adoración. Solo por adorar a Allah en esa noche.

(1) Es cierto que lo hicimos descender en la noche del Decreto. (2) ¿Y cómo hacerte saber qué es la noche del Decreto? (3) La noche del Decreto es mejor que mil meses. (4) En ella descienden los ángeles y el espíritu (Yibril) con las órdenes de tu Señor para cada asunto. (5) Paz, ella dura hasta el despuntar del alba. 

Corán, 97

Allah menciona la palabra “Qadr” tres veces. Cuando Allah repite una palabra, es un símbolo de su importancia y bendiciones. Cada vez que aparece la frase “wa ma adraka” (Y qué puede hacerte saber), significa cómo de importante es y cómo puedes entender cuán grandioso es.

Esto significa que está más allá incluso de la bendición más grande, Allah te los diciendo ¿no lo apreciarás?.

Es mejor que mil meses.

Traducido del inglés del archivo de About Islam: Best Advice to Make the Most Out of Laylatul Qadr

About Dr. Yasir Qadhi
Yasir Qadhi was born in Houston, Texas and completed his primary and secondary education in Jeddah, Saudi Arabia. He graduated with a B.Sc. in Chemical Engineering from the University of Houston, after which he was accepted as a student at the Islamic University of Madinah. After completing a diploma in Arabic, he graduated with a B.A. from the College of Hadith and Islamic Sciences. Thereafter, he completed a M.A. in Islamic Theology from the College of Dawah, after which he returned to America and completed his doctorate, in Religious Studies, from Yale University.Currently he is the Dean of al-Maghrib Institute, the Resident Scholar of the Memphis Islamic Center, and a professor at Rhodes College, in Memphis, TN.